Estados Unidos confirmó su respaldo a Apple al reiterar que la sanción que le impuso la Unión Europea (UE) de rembolsar 14,000 millones de dólares es una amenaza al clima de los negocios en Europa.

La UE aplica en forma retroactiva una nueva teoría de las ayudas del Estado que es contraria a principios legales establecidos , declaró el Departamento del Tesoro en una nota que está en línea con los argumentos de Apple.

La decisión de la UE arriesga amenazar el clima de negocios en Europa y el equilibrio fiscal de Estados Unidos , dice el comunicado.

Apple apeló la decisión de la Comisión Europea que la obliga a devolver 14,000 millones de dólares a Irlanda, que le otorgó ventajas fiscales. Para Bruselas, esos beneficios fiscales son una práctica ilegal.

Ejecutivos de Apple argumentaron que los reguladores ignoraron a los expertos y a las leyes, y eligieron de forma deliberada un método para maximizar la sanción.

La combativa postura de Apple pone de manifiesto su descontento con la Comisión Europea, que el 30 de agosto acusó que el acuerdo tributario de la firma con Irlanda equivalía a una ayuda estatal ilegal.

Por otro lado, en entrevista con Reuters, el consejero general, Bruce Sewell, y el presidente financiero, Luca Maestri, expusieron los planes de la compañía para su apelación contra el dictamen de la Comisión en el segundo tribunal más alto de Europa.

La compañía fue elegida por su éxito, según Sewell. Apple no es un caso aparte en ningún asunto que importe a la ley. Apple es un objetivo conveniente porque genera muchos titulares .

Apple dirá a los jueces que la Comisión no fue diligente en su investigación, porque desestimó a los expertos tributarios aportados por las autoridades irlandesas.

Los irlandeses presentaron la opinión de un abogado fiscal irlandés increíblemente respetado, pero la Comisión no sólo no la atacó no la rebatió, hasta donde sabemos sino que probablemente ni la leyó, porque no hay referencia alguna (en la decisión de la UE) , dijo Sewell.

Por su parte, Irlanda protestó por la decisión europea. Considera que la Comisión sobrepasó sus competencias e interfirió con la soberanía fiscal nacional .