La recaudación tributaria de Estados Unidos a nivel estatal volvió a las cifras previas a la recesión y podría seguir creciendo a comienzos de este año, según un informe. Actualmente, los estados están terminando sus presupuestos fiscales del 2013 y muchos se muestran entusiasmados con que los ingresos sean mayores, para así evitar más recortes de gastos.

La recaudación general de impuestos de los estados se incrementó 3.6% en el trimestre final del 2011 respecto a los últimos tres meses del 2010, de acuerdo al Instituto Rockefeller de Nueva York.

Los ingresos fueron también 3% más altos que en el último trimestre del 2007 y 7.4% mayores que en el cuarto trimestre del 2008, dijo el grupo, indicando un retorno a los niveles anteriores a la recesión.

Aunque la recesión comenzó a fines del 2007, los efectos sobre los ingresos estatales se pospusieron hasta fines del 2008. Pero los efectos fueron drásticos dado que los ingresos cayeron por cinco trimestres consecutivos desde sus máximos históricos hasta mínimos no vistos en más de 20 años.

Dado que todos los estados excepto Vermont deben equilibrar sus presupuestos, han debido reducir sus gastos, elevar impuestos, pedir créditos y recurrir al Gobierno federal en busca de ayuda.

Los estados, tomados por sorpresa ante la veloz caída en sus ingresos, han tenido que llamar en varias oportunidades a sesiones presupuestarias de emergencia para hacer ajustes adicionales.

LAS RECIENTES MEJORAS

"En general, las recaudaciones en 45 estados mostraron un crecimiento 4% en los meses de enero y febrero del 2012 comparado con los mismos meses del 2011", dijo el Instituto Rockefeller.

El mes pasado, el instituto reportó que los ingresos crecieron 2.7% en el trimestre final del 2011 respecto al cuarto trimestre del 2010, pero después afinó sus estimaciones con los nuevos datos dados a conocer por la agencia de Censos.

La tasa revisada de crecimiento 3.6% es todavía "considerablemente más baja de la que estados experimentaron entre el otoño del 2010 y el otoño del 2011", dijo Rockefeller.

El año pasado, los estados equilibraron sus presupuestos casi exclusivamente mediante recortes de gastos. Redujeron sus fondos para salud, educación y otras áreas que afectan a los gobiernos locales.

Varias ciudades y condados están ahora amarrados a estrecheces presupuestarias debido a que su principal fuente de recursos, los impuestos a las propiedades, también se mantiene baja.

"Un hecho importante ha sido la creciente brecha entre las tendencias de los ingresos estatales y locales", resaltó Rockefeller.

"Los servicios y funciones que son fundamentalmente financiados por los gobiernos locales, tales como educación y seguridad pública, probablemente van a estar bajo severas presiones fiscales por algún tiempo si las tendencias actuales continúan", agregó.

Para el mercado de bonos municipales de 3.7 billones de dólares, la actual situación está elevando los temores a cesaciones de pagos.

En el 2011, los impuestos a nivel local declinaron en cada trimestre respecto a los niveles del 2010 en promedio 1 por ciento.

"La recaudación a nivel local del impuesto a las propiedades subió 0.6% en el cuarto trimestre, pero bajó en términos reales ajustados por inflación", dijo el instituto