El aumento en el precio de los combustibles no es resultado de las reformas energética, hacendaria, ni se debe a un incremento de impuestos, sino se trata de una medida para preservar la estabilidad de la economía del país, aseguró el presidente Enrique Peña Nieto. Advirtió que el gobierno de la República no permitirá abusos ni desórdenes de quienes se excusen por esta medida.

En un mensaje, el titular del Ejecutivo federal explicó que el ajuste de los costos refleja un aumento en los precios internacionales. Solicitó comprensión ciudadana, pues, dijo, se trata de una medida responsable y consistente en la prioridad de preservar la estabilidad de la economía del país .

El costo de no velar de forma prioritaria por nuestra estabilidad económica sería aún mayor, mucho más doloroso y costoso de lo que significa la medida que se ha tomado , insistió en reiteradas ocasiones el jefe del Estado Mexicano.

No hay mayor costo para una sociedad que no ser responsables en cuidar la estabilidad de nuestra economía, y es por ello que todos debemos asumir el reto de este ajuste para seguir adelante , justificó.

Es así que convocó al razonamiento de la medida y ajustarnos a esta realidad que nos impone, a final de cuentas, no un asunto de orden interno. Lo que está ocurriendo en el mundo y los precios de la gasolina (en el mismo) nos han llevado a tomar esta definición consistente con el propósito y prioridad de preservar la estabilidad de nuestra economía .

Como presidente, aseguró que comprende la molestia y el enojo existente entre la población civil; sin embargo, el gobierno de la República no permitirá abusos de quienes al amparo de esta medida se excusan, cometen tropelías y pretenden, excusándose en esta medida (...), tomar decisiones de alza en productos que no son justificados .

No obstante, argumentó: Sé que es difícil asumirlo, pero es justamente para proteger la economía de las familias, que se vería seriamente afectada si no tomamos estas medidas .

El presidente Peña Nieto informó que el gobierno definirá medidas particulares de apoyo a los sectores más vulnerables de la población. Para ello, se reunirá con los distintos sectores de la sociedad para explicar, para dialogar, y sobre todo para encontrar la forma en que los menos privilegiados reciban algún apoyo gubernamental.

El domingo se concretaron aumentos en promedio de 20.1% a las gasolinas y 16.5% al diesel como parte de una política de liberalización de precios enmarcada en la reforma energética promulgada en el 2015.

Sobre el tema, José Antonio Meade Kuribreña, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, explicó a través de su cuenta de Twitter que mantener artificialmente bajos los precios era inoperante, además de que ello le costó al país en el 2011 más de 196,000 millones de pesos.

Aseguró que el incremento en los precios de gasolinas no se traducirá en incrementos desbordados en la inflación. Agregó que la medida es difícil pero necesaria, por los beneficios a mediano y largo plazos en términos de inversión y de libre competencia para el país.

ana.langner@eleconomista.mx