En su última jornada, el crudo WTI subió a máximos de siete semanas, impulsado por expectativas de que un frente tropical en el Golfo de México pudiera interrumpir la producción del combustible.

Así, el referencial estadounidense ganó más de 3% a 78.86 dólares por barril, luego de haber subido durante la sesión por arriba de los 79 dólares y acumular dos jornadas consecutivas de ganancias, para cerrar la semana con un avance de 2.15 por ciento.

Aunque en lo que va del año, registra un retroceso de 0.69 por ciento.

Mientras en Londres, el precio del crudo Brent subió más de 2% a 78.12 dólares por barril y llegó a cotizarce en 78.50 dólares.

Los temores por un empeoramiento climático en el Golfo contrarrestaron una débil cifra del PIB trimestral de Estados Unidos que fue revisado ligeramente a la baja.

Lo anterior, fortaleció la idea de que el crecimiento de la economía mundial se ha desacelerado.

En este contexto, Invex comenta en su reporte semanal la fuerte caída que ha sufrido en las últimas semanas el índice Baltic Dry, que mide los precios de cargamentos de las materias primas.

Caída que sugiere que la recuperación del comercio mundial de finales del año pasado ha perdido fuerza, lo que nos lleva apensar que los precios de las materias primas no seguirán a la alza.

Y precisamente una desaceleración del crecimiento económico, que limitaría la demanda, es la mayor amenaza para el comportamiento de los precios del crudo.

Tan sólo veamos que la decisión de China de apreciar el yuan se diluyó pronto en el mercado.

Así, BofA-Merrill estima que el precio del WTI promedie en 76 dólares el barril durante el tercer trimestre del 2010; mientras que cerraría el 2010 en 77.72 dólares.

En tanto Reuters calcula un promedio de 79.86 dólares por barril. Ambas estimaciones muy lejanas a los más de 100 dólares en los que llegó a cotizarse en el 2008.

[email protected]