Se ha erosionado significativamente la confianza de los inversionistas respecto de la recuperación económica mundial, lo que ha acotado la capacidad de las empresas para registrar ganancias, según una encuesta de Bank of America-Merrill Lynch (BofA-ML).

De acuerdo con los resultados de junio, la economía real tiene una limitada capacidad para soportar los sentimientos financieros negativos, lo que ha motivado el retorno de temores al mercado que estuvieron sepultados desde junio del 2009.

Al interior de la encuesta se puede identificar que el optimismo sobre la recuperación de China es el más bajo detectado por la correduría desde enero del 2009.

También se observan las más bajas expectativas de crecimiento mundial, recogidas desde marzo del año pasado; además se espera el menor retorno financiero para los corporativos desde mayo del 2009 y se percibe una pobre disponibilidad de liquidez en el interbancario, tal como se vio en mayo del año pasado. Esto es consecuencia de la menor capacidad de crecimiento que perciben los inversionistas para Europa, Asia y América del Norte.

A la defensiva

Así, en junio, sólo 24% de los encuestados mantuvo su confianza en un fortalecimiento de la economíamundial para los próximos 12 meses. El dato se compara negativamente con los resultados arrojados por la misma encuesta en los dos meses previos.

En abril, 67% de los administradores creía que la actividad productiva mundial sería más consistente y en mayo el dato bajó a 47 por ciento.

De acuerdo con la interpretación de los resultados, que realizó este mes Michael Hartnett, economista global de la firma, los inversionistas están asumiendo una posición defensiva que es un pequeño signo de pánico tras dos meses de turbulencia financiera .

A pesar de este panorama, 75% de los participantes descarta que la situación económica mundial se encuentre en riesgo de precipitarse a una segunda recesión.

También sufren los emergentes

La posición que han asumido los inversionistas también está pasando factura sobre los mercados emergentes.

Las expectativas de crecimiento global han sufrido una recaída y se posicionan de manera más defensiva, aunque los inversionistas no muestran síntomas de pánico , apunta Hartnett.

Según la composición de sus portafolios, los mercados de Turquía, Rusia, Indonesia, Sudáfrica, Tailandia y Brasil son los que encabezan sus preferencias.

En la encuesta de junio regresó también la preocupación acerca de las condiciones de liquidez en el mercado, tal como pasó en los ejercicios de opinión de BofA-ML del primer trimestre del 2009.

Así, 42% de los administradores de fondos considera que es pobre la oferta de liquidez del mercado.

Esta encuesta es realizada mensualmente por BofA-ML sobre una muestra de 207 administradores de fondos que gestionan una cartera total de 606,000 millones de dólares en 50 países.

[email protected]