El Banco Central Europeo (BCE), bajo el mando de Mario Draghi, ha visto un cambio en su postura frente a la crisis en la región y los mercados, más que esperar un nuevo recorte de tasas en la reunión de política monetaria de hoy, esperan comentarios sobre su postura frente al rescate griego y la nueva inyección masiva de liquidez al cierre del mes.

Un cambio de tasas es poco probable, pero la reunión podría ofrecer más indicios sobre la relajación de los requisitos de garantía del BCE de cara a la nueva operación de financiamiento de largo plazo (LTRO por su sigla en inglés) a finales de febrero , consideraron analistas de Citigroup en una nota.

Con Mario Draghi al frente del instituto central, la laxitud monetaria volvió no sólo con el recorte de la tasa de interés en 50 puntos base para ubicarla de nuevo en mínimos históricos, 1%, donde se mantendrá hasta marzo, según Barclays Capital, sino también por las operaciones de financiamiento de largo plazo.

En diciembre pasado, el BCE realizó la primera subasta de préstamos a tres años con tasas preferenciales de 1%, colocando la masiva suma de 489,000 millones de euros. El significativo monto colocado tuvo que ver con la relajación en los requisitos para acceder a dichos préstamos, los que se esperan sean aún más flexibles.

Con estas medidas de frente, Goldman Sachs indica que el instituto tomará una postura de esperar y ver , dado que las tensiones en los mercados han comenzado a aliviarse gracias a información económica mejor a lo esperado.

Sin embargo, otro tema que se espera sea tocado por Draghi en la conferencia de prensa que sucede a la reunión es el posible intercambio de deuda soberana de Grecia, tema que trascendió ayer en los mercados, según agregó Citigroup. Aunque al parecer de Danske Bank, el funcionario podría guardar silencio al respecto.