Ante la depreciación del peso frente al dólar y el incremento de las tasas de interés, las finanzas públicas del país podrían percibir una fuerte presión en el sentido de que el costo financiero de la deuda del sector público se incrementará y se tendrán que destinar más recursos de lo que se tenía previsto, coincidieron expertos.

Salvador Orozco, subdirector de Mercados Financieros de Banco Santander, comentó que si bien el gobierno no tiene un nivel de endeudamiento alto en el extranjero, lo preocupante es el pago de interés.

El tema está en los pagos de intereses, porque se necesitan más pesos para comprar dólares; los pagos de intereses al exterior se han incrementado en los últimos años, por lo que seguramente se tendrá una mayor presión .

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), se prevé que en el 2015 el costo financiero de la deuda haya representado 1.8% del Producto Interno Bruto (PIB) y para el 2016 sea de 2 por ciento.

Estadísticas de Hacienda muestran que de enero a noviembre del 2015, el costo financiero de la deuda sumó 282,614 millones de pesos, un alza de 22.1% respecto de lo que se pagó en el mismo periodo, pero del 2014. De este monto, 38% es el costo de deuda externa y el resto corresponde a la interna.

No obstante, la dependencia argumenta que el costo financiero de la deuda pública mantiene una tendencia baja y estable. Del 2000 al 2006 el promedio del costo financiero neto del gobierno federal fue de 2.2% del PIB; del 2012 al 2015 será de 1.7 por ciento.

Deuda externa incrementará

Nohemy Levy, catedrática de la Facultad de Economía de la UNAM, destacó que la deuda externa ? que para el 2016 tendrá un límite de 6,000 millones de dólares subirá por el tipo de cambio, el cual ha llegado a más de 18 pesos por dólar.

La deuda externa siempre se puede renegociar bajo ciertas condiciones, pero ello significaría también ciertas restricciones que pueden influir negativamente en el crecimiento económico del país .

El Plan Anual de Financiamiento indica que en el 2014, la deuda externa neta representaba 6.3% del PIB, mientras que para el 2015 será de 6.8% y para este año, de 7.2 por ciento. En tanto, la deuda interna neta, de 24, 25.6 y 26.3%, respectivamente.

Al respecto, Raymundo Tenorio, economista del Tecnológico de Monterrey, indicó que alrededor de 80% de la deuda externa está referida en dólares, entonces el encarecimiento del billete verde afecta porque se necesitan más pesos para comprar dólares y pagar la deuda.

Si el gobierno necesitaba 14 pesos para comprar un dólar, con el efecto cambiario tendrán que ser 18 pesos, los otros 4 pesos que le hacen falta tendrá que sacarlos de dos posibilidades: incremento de ingresos por impuestos o de mayor endeudamiento en pesos .

Detalló que si se considera la última opción, habrá una mayor deuda interna para poder comprar los dólares necesarios para cubrir la pérdida cambiaria.

Impacto limitado, alza de tasas

Con respecto al incremento de las tasas de interés, Hacienda expone que se prevé que tenga un impacto limitado sobre el costo financiero de la deuda, ya que solamente 28% de la deuda total del gobierno federal (interna y externa) tiene una tasa de interés revisable.

En este sentido, el directivo de Banco Santander coincidió y agregó que las tasas de interés no tendrán un impacto negativo porque prácticamente se mantienen en niveles bajos.

Tendríamos que ver qué tanto el tipo de cambio les ha compensado la baja del precio del petróleo como tal, y si es así, el gobierno tiene dos opciones: recorta el gasto o aumenta el déficit .