Las remesas de los residentes en la Unión Europea (UE) a terceros países disminuyeron 1.8 mil millones de euros (2.1 mil millones de dólares) entre 2012 y 2013, hasta 28.3 mil millones de euros (33.5 mil millones de dólares), informó hoy Eurostat.

La oficina estadística comunitaria, Eurostat, señaló asimismo que las remesas recibidas por la UE permanecieron estables en 10.3 mil millones de euros (12.2 mil millones de dólares).

El resultado fue un déficit de 18 mil millones de euros (unos 21 mil millones de dólares) para la mancomunidad con el resto del mundo, comprado con -19.8 mil millones de euros (unos 23.4 mil millones de dólares) un año antes.

La mayoría de esos envíos de dinero fueron realizados por inmigrantes a sus países de origen, explicó Eurostat.

Entre los países de los cuales se tienen datos, el mayor volumen de envíos se registró en Francia, Italia y Reino Unido.

En contraste, los países que más recibieron fondos de residentes en el extranjero fueron Portugal, Polonia y Reino Unido.

frm