La probabilidad de un evento catastrófico para la economía mundial por la crisis en Europa se redujo, pero México ha entrado en un proceso de franca desaceleración con problemas estructurales y persistencia de incertidumbre y volatilidad financiera.

Así lo consideraron en lo general y en lo particular los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México, según se revela en la primera minuta del 2012 a la cual asistieron el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade; el subsecretario del ramo, Gerardo Rodríguez, así como el subsecretario de Ingresos, José Antonio González Anaya.

De esta forma, destacaron que las perspectivas se han deteriorado para el país.

Y es que establecieron que a pesar de que la actividad económica nacional continúa expandiéndose, hay evidencia de una moderación, además de que el balance de riesgos para el crecimiento siguió deteriorándose.

Un miembro mencionó que la inversión ha mostrado cifras negativas en el margen por varios meses, principalmente en el sector manufacturero y advirtió que no se espera que Estados Unidos sea un estímulo significativo para México en los años venideros.

Otro de los integrantes enfatizó que se ha entrado en un proceso de franca desaceleración que si bien se ha centrado en Europa, es un hecho que también ha tenido repercusiones importantes en todas las regiones del mundo.

Disminuyó la posibilidad de un episodio de riesgo sistémico a pesar de que la situación no está resuelta por completo, ya que en Europa falta lograr una congruencia entre la política macroeconómica y el régimen cambiario, implementar reformas estructurales así como realizar un ajuste fiscal.

Mientras que en Estados Unidos persisten los problemas en el mercado de vivienda, alto desempleo y el sobreendeudamiento de los hogares sigue presentando un riesgo importante.

INFLACIÓN, EL DEBATE

En la minuta, la número nueve desde que comenzaron a divulgarse al público en general precisamente hace un año, se dio un intenso debate sobre el tema de la inflación y se cuestionó nuevamente el subsidio a la gasolina que podría ser inaceptable en el futuro por el costo fiscal.

La mayoría de los integrantes coincidió en que la postura actual de la política monetaria es la correcta y que las expectativas inflacionarias están bien ancladas.

Además, el reciente incremento en los precios al consumidor se debió al aumento del índice subyacente, a lo que un integrante agregó que el alza fue marginal y que se debió a factores temporales que no parecerían tener efectos secundarios de relevancia.

Según datos divulgados por Banxico, al cierre del 2011, la inflación general de todo el 2011 cerró en 3.82%, mientras el índice de precios subyacente fue de 3.35% en el 2011.

El índice de precios subyacente es el que descuenta aquellos bienes y servicios de alta volatilidad y estacionales.

Uno de los miembros de la Junta de Gobierno hizo ver que en el 2011 resultó ser mayor a lo esperado e interrumpió su tendencia a la baja. Puso de relieve que en diciembre la inflación fue la más alta de los últimos 10 años y la subyacente, la segunda más importante.

Destacó que pese a que en el 2011 la inflación fue de las más bajas, 40% de los genéricos registró variaciones anuales superiores a 4% en el último mes del año.

Un integrante expresó su preocupación porque los incrementos continuos de la inflación pudieran contaminar las expectativas.

Así, mientras que para algunos el balance de riesgos sigue neutral, para otros ha empeorado.

NO HABRÁ CAMBIO EN POLÍTICA MONETARIA SINO HASTA EL 2013: ANALISTAS

Esta vez, la referencia a la posibilidad de que el banco central opte por decisiones de política monetaria en cualquier dirección fue suprimida, dijeron analistas de Banamex, toda vez que la mayoría de los miembros manifestó su convicción de que la actual política es adecuada para la convergencia del objetivo inflacionario.

Las palabras clave son, por supuesto, ‘la mayoría’ dado que en las dos anteriores minutas la palabra era todos , observaron los expertos.

BBVA-Bancomer comentó que continúa el debate entre los miembros de la Junta respecto del balance de riesgos de inflación, aunque la mayoría reconoció que el reciente choque es de naturaleza no subyacente. Respecto del traspaso del tipo de cambio a la inflación, la mayoría aceptó que ha sido limitado y espera que la depreciación cambiaria sea temporal.

Por último, destaca el debate sobre la credibilidad en torno de alcanzar el objetivo de 3% en un contexto con inflación observada y expectativas por encima de la meta, aun cuando la mayoría considera que la postura actual es la adecuada para el logro de dicho objetivo.

Banamex apuntó que hubo divergencias significativas entre las opiniones respecto del balance de riesgos sobre el crecimiento económico como al concerniente a la inflación.

Pensamos que en las siguientes discusiones y eventuales cambios en la política por parte de los miembros de la Junta involucran un proceso gradual probablemente caracterizado por el debate a profundidad , estimó Banamex al reiterar que no espera movimientos de la tasa de referencia sino hasta comienzos del 2013, cuando podría darse un alza.

[email protected]