Los países aportadores deberían elegir al próximo director gerente del FMI basados solamente en los méritos, incluso si eso implica romper la tradición de nombrar siempre a un europeo, dijo el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría.

Luego de que Dominique Strauss-Kahn renunciara a la jefatura del Fondo Monetario Internacional, algunos países en desarrollo han pedido que el máximo cargo del fondo se abra a los países no-europeos.

Desde la fundación de las dos instituciones multilaterales de crédito con sede en Washington in 1945, el director gerente del FMI siempre ha sido europeo y el presidente del Banco Mundial, estadounidense.

"Estoy totalmente de acuerdo con que es tiempo de cambiar algo que ha sido una tradición, no una regla ni una ley", afirmó Gurría a la prensa en la casa matriz de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, un grupo de 34 países principalmente ricos.

"La cuestión del mérito es la más importante, no la nacionalidad", afirmó Gurría.

El jefe de la OCDE aseguró que la ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, que ha emergido como la favorita para el puesto, tiene "sin duda" las calificaciones adecuadas para ser una buena candidata.

La dimisión de Strauss-Kahn, quien se prepara para enfrentar las acusaciones de que trató de violar a una mucama de un hotel de Nueva York, ha abierto una carrera por su sucesión en un momento crítico para el FMI, cuando ayuda a estados como Grecia, Irlanda y Portugal a lidiar con sus problemas de deuda.

Gurría se mostró confiado en que la zona euro será capaz de resolver sus problemas y que el euro seguirá ganando importancia como moneda de reserva.

Agregó que el Gobierno español tenía su déficit público bajo control y que había tomado otras medidas para segurar que no se convertirá en el siguiente país en pedir un rescate.

RDS