Con 133 votos a favor, la Cámara de Diputados de Argentina aprobó esta madrugada un controvertido proyecto de ley que busca recaudar 300,000 millones de pesos (cerca de 3,750 millones de dólares) a través de un aporte único de las grandes fortunas para financiar la ayuda estatal a los perjudicados por los efectos de la pandemia de coronavirus, lo que no es bien visto en el mercado. La iniciativa ahora pasará al Senado, donde el peronismo de centroizquierda que gobierna tiene mayoría.

“Este aporte solidario tiene que servir para hacer un puente hacia una reforma tributaria en la Argentina que desburocratice la cantidad de impuestos que hay y que realmente recaude sobre los sectores que tiene que recaudar”, dijo el diputado oficialista Máximo Kirchner. Lo recaudado por este aporte se utilizará para adquirir equipamiento de salud, urbanizar barrios populares con obras que generarán nuevos empleos, subsidiar a pequeñas y medianas empresas y financiar obras energéticas, entre otros objetivos.

El aporte lo harán quienes posean fortunas superiores a los 200 millones de pesos (2.5 millones de dólares), unas 12,000 personas, es decir, 0.8% del total de los contribuyentes que presentaron declaración jurada de bienes personales. La iniciativa fue encomendada por Máximo Kirchner en abril pasado al presidente de la comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, Carlos Heller (Frente de Todos), quien al presentar los principales lineamientos de la iniciativa afirmó que “este proyecto no va contra nadie” y “no es una confrontación entre los que más tienen y los que menos tienen”.

Asimismo aseguró que el aporte será por “única vez” y que lo recaudado se destinará a morigerar las consecuencias de la pandemia del coronavirus. Tras reiterar el carácter “solidario y extraordinario de la iniciativa”, el diputado del Frente de Todos puso de relieve que “estamos ante una situación de emergencia”.

En tanto, el diputado del Frente de Todos rechazó los cuestionamientos de la oposición a la iniciativa, al reiterar que “es una falacia decir que este proyecto va a afectar a las pymes y a la producción”.

“La presión tributaria en Argentina ya es una de las más altas del mundo y la creación de nuevos impuestos para financiar un gasto público creciente en los tres niveles del Estado no va a permitir que salgamos de la prolongada recesión en la que estamos inmersos desde hace mucho tiempo”, advirtió el Foro de Convergencia Empresarial.

El Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE), de la privada Universidad de Belgrano (UB), dijo que “la incertidumbre generada por la profunda fractura social paraliza la economía. Y que el Gobierno trata de administrar la crisis, pero corre detrás de los problemas”. (con información de Reuters)