La Cámara de Diputados aprobó, de última hora, modificar, a través de un artículo transitorio, la Ley del Impuesto sobre la Renta.

El cambio, promovido en tribuna, de madrugada, por Carol Antonio Altamirano (Morena), beneficiará a estados y municipios el próximo año con entre 3,000 y 5,000 millones de pesos.

Su propuesta, explicó el istmeño, “representa un beneficio sustantivo, considerando que fortalece los órdenes del gobierno local, que son los primeros en atender las necesidades de los ciudadanos”.

Será un aliciente en el marco de un año difícil en materia de gasto federalizado, indicó, ante la difícil situación que viven los gobiernos locales, así como para las finanzas de los estados y los municipios.

Destacó que 20% de los montos que reciban los gobiernos de las entidades federativas se trasladará a los municipios de todo el país.

El diputado federal priista Fernando de las Fuentes Hernández —el diablo de la fuente le apodan—, exalcalde de Saltillo, Coahuila, reconoció de buena gana, de frente al oaxaqueño, la transcendencia de su propuesta aceptada por la asamblea.

La asamblea aceptó también, a mano alzada, la propuesta de la morenista jalisciense Laura Pérez Segura para modificar el artículo 2 de la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) y aumentar los impuestos al tabaco, bebidas alcohólicas y alimentos de alto contenido calórico.

A la hora de la votación, el petista Gerardo Fernández Noroña solicitó votar el referido artículo por separado y la enmienda se cayó; no pasó.

“El compromiso de nuestro gobierno fue no subir ningún impuesto y los argumentos que escuché en tribuna son los mismos que utilizó la derecha cuando abrió la puerta para poner el IVA a alimentos y medicinas”, arguyó.

El morenista Javier Hidalgo Ponce secundó al petista y aclaró que votaría en contra. El tablero electrónico registró 124 votos a favor, 279 en contra y nueve abstenciones.

La sesión para aprobar la miscelánea fiscal que aplicará el próximo año consumió toda la noche del pasado jueves, de las 10 de la noche y hasta las 8 de la mañana del día siguiente.

Decretado un receso, nueve horas después, al filo de las 5 de la tarde del pasado vienes, inició la discusión y votación de la ley de ingresos para el ejercicio fiscal del 2020, que consumió cinco horas y media más de debate.