Sin duda la tendencia a la digitalización en los empleos genera importantes desafíos para las mujeres. Enfrentan un riesgo mayor que los hombres a perder sus puestos de trabajo porque muchas de sus ocupaciones son las que corren un alto riesgo de ser automatizadas. Y por que no cuentan con la formación académica para adaptarse al cambio, advirtió la Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

Las mujeres están subrepresentadas en campos donde el empleo está creciendo y es mucho mejor remunerado, como la ingeniería y la tecnología de la información, consignó.

Durante su segundo día de visita en México, al participar en la conferencia de apertura del Women´s Forum for the Economy & Society, sugirió una serie de políticas que podrían promover la igualdad de género y el apoderamiento en la automatización del mercado laboral.

Desde la escuela básica, consideró, sería pertinente abrir los espacios para acercar a las niñas a las matemáticas, al álgebra, las ciencias y la tecnología. Con ello se podrían romper los estereotipos de género e incrementar el número de mujeres en campos científicos.

A un lado de la CEO del Women´s Forum for the Economy & Society, Chiara Corazza, comentó la pertinencia de cerrar la brecha de género en los puestos de liderazgo, quizá ofreciendo servicios de cuidado asequible.

También se podría cerrar la brecha digital de género si los gobiernos dedican una proporción del presupuesto público a la inversión en infraestructura de capital y garantizando acceso al financiamiento y la conectividad.

Y quizá uno de los más importantes, facilitar la transición para los trabajadores mediante la capacitación y prestaciones que estén vinculadas a cada persona y no al puesto de trabajo.

En el Foro, albergado por espacio de dos días en el Claustro de Sor Juana de la Ciudad de México, la Directora Gerente del FMI reconoció que al llegar al cargo, se dio cuenta que más allá de las responsabilidades que trae dirigir a una de las instituciones de Bretton Woods, había mucho trabajo por hacer en los países miembros para mejorar la condición de vida de las mujeres.

No sabía que las mejoras en la economía de un país tendrían un impacto tan determinante en las mujeres (…) yo soy abuela, y desde aquí, me quisiera asegurar que mis nietas en particular, enfrentarán un mundo donde nadie las deseche por ser mujeres. Donde ellas puedan decidir tener hijos o no. Donde una mujer, pueda aspirar a ser científica, o matemática. Un mundo donde una mujer, pueda ganar un premio nobel de economía, o de ciencias.

[email protected]