Es poco probable que el Banco Central Europeo (BCE) recorte su tasa de interés, que está en mínimos históricos, ya que ello no contribuiría a reactivar la economía de la zona euro, muy afectada por la pandemia, declararon fuentes a Reuters.

Señalaron que el BCE se centra en mantener estables el rendimiento de los bonos y las tasas de interés, y dijeron que el tipo de cambio era una cuestión secundaria.

Añadieron que había razones para oponerse a un recorte de las tasas: su limitado impacto en la economía real; el tipo de cambio del euro sigue estando dentro de su rango histórico; y el limitado margen para hacer las tasas más negativas antes de que empiecen a hacer más daño que bien.