George Osborne, ministro de Finanzas británico, advirtió que el enfrentamiento entre Grecia y los países que forman la zona euro, por el rescate del país helénico, amenaza a la economía mundial y pidió al nuevo gobierno de Atenas que actúe de manera responsable.

El ministro dijo que su conversación con Yanis Varoufakis, nuevo ministro de Finanzas griego, fue constructiva , pero advirtió que ahora es momento de elegir a la competencia por encima del caos . También pidió a los países de la eurozona que presenten un mejor plan para el crecimiento y la creación de empleos en Grecia.

Es claro que el enfrentamiento entre Grecia y la zona euro se está convirtiendo rápidamente en un riesgo para la economía global y en una amenaza creciente para nuestra economía , dijo Osborne.

Aunque Gran Bretaña no forma parte de la zona euro, Varoufakis trató de lograr buena relación con Osborne mediante conversaciones cara a cara. El gobierno inglés sostuvo que está a favor de la continuidad y que Grecia debe cumplir con los requisitos del rescate.

En tanto, el nuevo primer ministro Alexis Tsipras empleó un tono más conciliador. Desestimó lo que llamó alarmismo sobre la posición de su gobierno en negociaciones de rescate y añadió que si bien los ciudadanos griegos esperan que lleve a cabo complicadas negociaciones con los prestamistas de la zona euro, éstas se conducirán en un marco europeo .

Tsipras se dijo sorprendido de que muchas poderosas fuerzas europeas respalden el objetivo de su gobierno de aplicar políticas dirigidas a fomentar el crecimiento económico y no sólo la reducción de la deuda.

Europa necesita un respiro y eso sin duda debe hacerse a través de la comprensión mutua y medidas comunes , refirió Tsipras. Sin embargo, no hay necesidad de seguir presionando a esas economías y debemos orientarnos a impulsar el crecimiento .