Mejora el panorama económico de cierre de sexenio y ligeramente para el arranque del próximo gobierno, pero suben expectativas en el frente inflacionario para los dos periodos, según la encuesta que levanta el Banco de México.

Analistas consultados consideran que con un menor crecimiento en Estados Unidos, la prevaleciente inestabilidad financiera y la ausencia de reformas, sobre todo la energética, no evolucionará la economía en los próximos seis meses. Por lo que dudan que la coyuntura actual sea propicia para las inversiones. Los especialistas encuestados ven que para este año que el Producto Interno Bruto (PIB) terminará en 3.75%, cuando hace un mes pensaban que podría avanzar 3.71%, propiciando 643,000 nuevos trabajadores registrados ante el IMSS, es decir, 15,000 más de los que se pensaba anteriormente.

Sin embargo, para la inflación están pronosticando un nivel mayor al pasar de 3.91 a 4.01%, lo que significa que supera el rango de variabilidad para la meta del banco central. Para el próximo año, cuando ya esté en funciones la nueva administración, los analistas elevaron la proyección de la economía de 3.40 a 3.44%, lo que significa un menor avance en comparación con este año.

Aun así están esperando que los trabajadores registrados en el IMSS sumen 591,000 frente a los 574,000 de la encuesta pasada.

Tampoco el panorama inflacionario mejoró. Se estima que el índice de precios al consumidor suba 3.71 desde 3.65% de un mes antes.

OBSTÁCULOS Y CLIMA

Entre los principales obstáculos a los que se enfrentará la economía bajo el nuevo gobierno, los analistas siguen poniendo en primer lugar a la debilidad del mercado externo y a la economía mundial seguida de la inestabilidad financiera internacional y la ausencia de cambios estructurales, así como de los problemas de inseguridad.

Por lo que consideran necesario que se haga una reforma energética para tener mayores niveles de inversión en el sector público y privado. En segundo término ponen el mejoramiento de la seguridad pública y en tercero la reforma fiscal.

Del clima de negocios, la mayoría cree que permanecerá igual aunque reconocen que estamos mejor que hace un año. El 52% no espera que la evolución económica del país mejore durante los próximos seis meses en relación con la situación actual y 66% no está seguro que en estos momentos sea la coyuntura propicia para efectuar inversiones.