Nueve de las 11 entidades federativas que se endeudaron a mayor ritmo del 2006 al 2011 pusieron en riesgo la sostenibilidad de sus finanzas públicas, reveló un análisis de aregional.

De acuerdo con el Indicador de Viabilidad de la Deuda Estatal que realizó la consultoría, en Coahuila, Michoacán, Veracruz, Sonora, Jalisco, Quintana Roo, Oaxaca, Nuevo León y el DF los pasivos avanzaron a un nivel en el que la administración local enfrentaría problemas en el servicio de pago, lo que representa un foco de inestabilidad en sus cuentas, ya que sus obligaciones financieras crecieron a mayor ritmo que sus Ingresos Fiscales Ordinarios (IFOs), que consideran los recursos estatales más las participaciones federales, excluyendo las de los municipios.

La peor situación corresponde a Coahuila debido, principalmente, a su alto nivel de deuda contratada en el periodo referido. A partir del 2008, la entidad abandonó una política de no endeudamiento y comenzó a incrementarlo considerablemente, particularmente la de corto plazo, para financiar tanto sus inversiones como su gasto corriente, refiere el análisis. Incluso, la Auditoría Superior del Estado de Coahuila realizó un análisis a la deuda encontrando serias irregularidades en los contratos de crédito, así como incumplimiento en las disposiciones de los bancos para otorgar los préstamos.

Al cierre del 2011 (termino del periodo de estudio), los pasivos de Coahuila ascendieron a 36,510 millones de pesos, lo que representó más de 300% de sus participaciones. Ese nivel, de acuerdo con Carlos González, especialista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, es preocupante, ya que ata de manos la viabilidad financiera del gobierno.

La consultoría detalla que en Michoacán, al igual que Coahuila, durante el primer trimestre del 2012, la nueva administración reveló que los compromisos financieros de la entidad son mayores a los reportados por la Secretaría de Hacienda.

Veracruz fue afectado por el alto incremento de su deuda, principalmente la contratada en el 2010, con un saldo -en ese entonces- por 19,308.8 millones de pesos. Parte de esas obligaciones corresponde a los diversos créditos bancarios que contrató el gobierno pasado para el financiamiento de la reparación de los daños causados por los desastres naturales.

Por su parte, Jalisco registró una evolución favorable de sus IFOs; no obstante,su endeudamiento creció más rápido que sus ingresos por la construcción que realizó de la infraestructura necesaria para mantener el patrocinio de los Juegos Panamericanos, que se celebraron en el 2011.

ENDEUDADOS, PERO ESTABLES

En contraste, el Estado de México y Chiapas fueron los únicos en registrar viabilidad en la contratación de créditos, por tanto, no tenían mayor problema en seguir emitiendo deuda en ese momento .

Sin embargo, en el caso den Chiapas, es importante aclarar que las cifras podrían no reflejar su situación actual, debido a que durante el 2011 incrementó de manera importante su nivel de endeudamiento: contrató dos créditos por 1,893 y 2,000 millones de pesos a un plazo de 20 años con el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos y, además, convino importantes niveles de deuda de corto plazo el pasado año , alertó aregional.

[email protected]