Los bancos privados de Europa podrían ser un canal de estrés financiero si aumenta, como se espera, la morosidad de sus clientes, agobiados por el desempleo, advierte el Instituto Internacional de Finanzas (IIF).

La entidad que asocia a más de 700 instituciones financieras del globo, destacó que ya hay un deterioro importante en las carteras de créditos de bancos de España, Irlanda, Portugal y Grecia, que difícilmente podrá revertirse mientras persista la debilidad económica que sigue destruyendo empleos.

Adicionalmente, los analistas de la entidad alertan que estas instituciones financieras tienen una alta exposición a títulos de deuda pública y privada de los demás países europeos, que a fines del 2009, ascendía a unos 2,000 millones de dólares, según registró el Banco Internacional de Pagos (BIS, por su sigla en inglés).

Como tal, su posición financiera puede convertirse en un canal de transmisión de estrés , advierten.

Al difundir el reporte mensual Capital Markets Monitor, los analistas del Instituto exponen que la situación es más grave si se asume que los gobiernos de estos cuatro países están sobreendeudados. Esta situación les ata las manos para poder impulsar a la actividad productiva en estos países, acotando el desempleo.

Se desprenden de acciones

Como consecuencia de esta perspectiva, observa, las acciones europeas han disminuido considerablemente en las últimas semanas en una ola de ventas del mercado de valores internacionales .

Hung Tran, analista principal para mercados en el IIF, reconoce que los mercados emergentes de la zona han atraído importantes flujos de capital, por el diferencial de tasas de interés. Como parte del deterioro en las expectativas macro en Europa, anticipa un retorno a sitios seguros de inversión, como el oro y el petróleo.

[email protected]