La incertidumbre sobre una eventual reestructuración de la deuda griega es una amenaza para España, aunque es improbable que un costo más alto para pedir prestado en los mercados afecte la calificación de su deuda soberana, dijo el lunes la agencia Moody's.

España aún no logra alejar del todo los temores del mercado a que pueda convertirse en el próximo país en verse inmerso en la crisis de deuda de la eurozona.

Especulaciones durante el fin de semana sobre una reestructuración del paquete de rescate de Grecia llevaron el lunes a la prima de riesgo clave entre el bono español a 10 años frente a su par alemán de referencia a máximos de dos semanas ES10YTTWEB DE10YTTWEB.

No obstante, Moody's considera que la volatilidad de los mercados, que ha encarecido los costos de financiación de la deuda pública española en las subastas, no era ninguna razón para cambiar la calificación "Aa2" que mantiene actualmente para el país.

"Ahora mismo hay presión sobre España sobre todo por (el tema) de Grecia", dijo Kathrin Muehlbronner, analista de Moody's para España, en una entrevista con Reuters.

"El hecho de tener que pagar unas mayores rentabilidades en algunas subastas no son una razón para que nosotros cambiemos el rating (de España)", agregó.

Moody's puso la calificación de España en perspectiva negativa en marzo pasado.

"El Tesoro ha conseguido captar bastante liquidez en relación con sus necesidades de financiación. Está pagando precios más altos por su financiación, pero lo está consiguiendo, lo que es bueno", señaló la analista de Moody's para España.

La analista también agregó que era optimista respecto a que España pudiera cumplir con su objetivo de reducir el déficit pública hasta el 6% del Producto Interno Bruto (PIB) este año.

"En general somos bastante optimistas de que el Gobierno central pueda cumplir sus objetivos de déficit este año, al igual que hizo el año pasado", afirmó.

No obstante, esta experta advirtió sobre la posibilidad de que algunas comunidades autónomas puedan no cumplir con sus estrictos objetivos de reducción del déficit este año.

RDS