La deuda de las 32 entidades y sus municipios del país creció 2.3 veces más que las participaciones otorgadas por la Federación del 2000 al 2011, según cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y las cuentas públicas de los gobiernos locales.

Durante los últimos 11 años, las obligaciones financieras -a precios del 2011- de los 31 estados y el Distrito Federal aumentaron 163.7%, cuando los recursos que recibieron por concepto del Ramo 28 (participaciones) se incrementaron 72.7 por ciento.

Los pasivos de los gobiernos subnacionales pasaron de 90,731 a 390,777 millones de pesos. Las participaciones crecieron de 169,149 a 464,625 millones en el periodo.

En 26 entidades el endeudamiento avanzó a una velocidad mayor que los recursos canalizados para el Ramo 28.

Veracruz se colocó a la cabeza. La deuda del estado aumentó 1,349 veces más que las aportaciones otorgadas por la Federación. Mientras la primera se disparó 95,998% en los 11 años, las participaciones apenas lo hicieron en 71.2 por ciento.

Le siguieron Zacatecas (sus pasivos avanzaron 69.7 veces más que los recursos del Ramo 28), Nayarit (57.4), Michoacán (54.9), Coahuila (35.4) y Aguascalientes (18.7).

Las participaciones son recursos que la Federación transfiere a los gobiernos locales. Aproximadamente cuatro de cada 10 pesos del gasto federalizado neto son recursos del Ramo 28.

Esas transferencias no están etiquetadas, por lo que los estados pueden hacer libre uso de ellas para lo que a sus fines convenga. No son analizadas por la Auditoria Superior de la Federación, pero sí por parte de los órganos locales de fiscalización , comentó Vladimir Herrera, investigador del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados.

ENDEUDAMIENTO ACELERADO

De acuerdo con el socio de Finanzas Públicas Locales del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Carlos González, las cifras reflejan que el riesgo de la deuda estatal radica en la velocidad con que se viene dando.

No obstante, destacó que en términos absolutos existen estados que ya están atados de manos . Y es que –comentó- si bien se mantienen en un nivel relativamente bajo cuando se comparan con el Producto Interno Bruto, no así cuando se contraponen con las participaciones.

Afirmó que los gobiernos estatales tienen un nivel relativamente elevado de deuda cuando sus pasivos superan 100% los recursos del Ramo 28.

Según información de la SHCP, en el 2011 cinco entidades se encontraron en esa situación. Se trata de Coahuila, con una deuda equiparable a 305% de sus participaciones; Quintana Roo, con 204%; Nuevo León, con 166%; Chihuahua, con 118%; y Nayarit, con 112 por ciento.

LOS MENOS COMPROMETIDOS

Sinaloa, Guerrero, DF, Edomex, Querétaro y Tlaxcala fueron las entidades cuya deuda creció menos que sus participaciones en los últimos 11 años. Dos fueron los casos más llamativos: Querétaro y Tlaxcala. La primera fue la única que redujo en términos reales sus empréstitos (8.9%) en el periodo.

164 por ciento se incrementó el endeudamiento de los 31 estados y el DF en 11 años.

73 por ciento aumentaron las participaciones de las 32 entidades federativas.

Da clic para ver la infografía

fernando.franco@eleconomista.mx