El primer ministro George Papandreou descartó una reestructuración de la deuda de Grecia, pero declinó comentar sobre la posibilidad de un "reperfilamiento" moderado, informó el sábado la agencia de noticias estatal Athens (ANA).

Un año después del rescate de Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), Grecia está luchando con flojos ingresos y una profunda recesión, lo que genera especulación de que tendrá que reestructurar su deuda para salir del lío fiscal que disparó una crisis en la zona euro.

"Reestructurar la deuda no está en discusión", dijo Papandreou en una entrevista el domingo con el diario Ethnos, dijo ANA.

Consultado sobre si se estaba considerando un "reperfilamiento" de la deuda, ANA citó a Papandreou cuando declaró que el Gobierno "no se une a la discusión pública sobre esos escenarios".

El presidente del Eurogrupo de 17 países, Jean-Claude Juncker, reconoció el martes que Grecia podría tener que dirigirse hacia una "reestructuración" moderada de su deuda, aunque el Banco Central Europeo (BCE) se opone con firmeza a la medida.

Los comentarios de Papandreou se producen dos días antes de una crucial reunión del Gabinete para discutir un nuevo plan de consolidación fiscal, que debe ser lo bastante convincente para que la UE y el FMI continúen financiando al endeudado país.

Grecia está considerando mayores recortes de los salarios del sector público y más aumentos de impuestos en una gama de productos y profesiones a fin de calificar por más ayuda financiera, dijeron el sábado diarios griegos.

El plan podría incluir eliminar bonificaciones de empleados públicos y empleados de compañías estatales, reportaron los diarios griegos Ta Nea e Isotimia, sin citar fuentes.

El Gobierno también podría bajar o descartar los umbrales libres de impuestos de bienes inmobiliarios y de los trabajadores autónomos, elevar impuestos al consumo de bebidas gaseosas y ciertos tipos de combustible o pasar una gama de productos a un IVA más elevado, dijeron otros diarios.

Grecia está bajo la presión de sus acreedores para realizar más recortes de gastos y privatizaciones más rápidas, tras decepcionantes cifras del presupuesto para enero-abril que sugieren que no cumplirá las metas de déficit establecidas bajo su programa de rescate por segundo año consecutivo en 2011.

RDS