Estados Unidos se encuentra en una "zona peligrosa", advirtió este jueves un cercano consejero de Barack Obama, haciéndose eco de los temores de la Casa Blanca al acercarse la fecha límite -2 de agosto- para elevar el límite de la deuda federal.

"Nos encontramos en una zona peligrosa", subrayó David Plouffe, uno de los más cercanos consejeros del presidente estadounidense, en la cadena NBC.

La fecha del 2 de agosto, identificada por el secretario del Tesoro Timothy Geithner como límite para elevar el tope de la deuda es "un verdadero plazo", reiteró Plouffe.

Según el Tesoro, luego de esa fecha, Estados Unidos ya no estará en condiciones de rembolsar sus deudas, si el Congreso mantiene el actual límite. La deuda bruta del Estados federal alcanza 14,300 billones de dólares. Los republicanos -que controlan la Cámara de Representantes- condicionan su voto a la aprobación de drásticos recortes presupuestarios.

El miércoles, Obama también había advertido al Congreso sobre las consecuencias "importantes" e "imprevisibles" para Estados Unidos si sus miembros no alcanzan un acuerdo para elevar el techo de la deuda.

En un intento por salir del atolladero, los Senadores continuarán sesionando durante el fin de semana largo del 4 de julio, día de la Independencia estadounidense.

"Tenemos trabajo. Estaremos en sesión", declaró este jueves el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid. "El obstáculo es demasiado grande y el tiempo que nos queda muy escaso para dilapidar un solo instante", agregó.

Por el contrario, la precandidata presidencial republicana Michele Bachmann desacreditó las advertencias de la Casa Blanca, tildándolas de "alarmistas".

"He votado siempre en contra de elevar el techo de la deuda", dijo la congresista por Minnesota y líder del ultraconservador grupo Tea Party.

"No escuchen a los alarmistas", aconsejó.

RDS