En Bank of America Merrill Lynch (BofA-ML) anticipan un deterioro gradual en la parte fiscal de México, que coincidirá con un recorte también paulatino de la calificación soberana. El grado de inversión no se perderá este año, y quizá tampoco el próximo, advierte el economista para México y Canadá de BofA-ML, Carlos Capistrán. Pero el deterioro será persistente, indicó.

Entrevistado por El Economista, considera que “es posible que en los siguientes meses alguna calificadora de las dos que tienen a México con perspectiva negativa efectivamente recorte la calificación a México en un nivel”.

Actualmente son Standard & Poor’s y Moody’s los que tienen la nota soberana del país en perspectiva negativa, esto es con 30% de posibilidades de ser recortada.

Pero el riesgo de perder el grado de inversión, que favorece el acceso del emisor a mercados que ofrecen más fondeo a un precio más competitivo, es menor, “no creemos que lo pierda este año o el siguiente, que es hasta donde nosotros pronosticamos”.

Desde Nueva York, previo a su participación en la mesa de análisis sobre el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, precisa que las calificadoras al cambiar a negativa la perspectiva de la nota soberana, indicaron un deterioro en el manejo fiscal y políticas públicas impredecibles, lo que no suele caracterizar a soberanos que tienen una nota como la de México, que está dos niveles arriba del grado de inversión en S&P, que la ubica en “BBB+” y cuatro escalones arriba del grado de inversión en Moody’s, donde la nota está en “A3”.

En BofA-ML “también anticipamos ese deterioro gradual”, aseveró.

Tasas seguirán altas, aun con recortes

A escasas horas de que el Banco de México (Banxico) realice el penúltimo anuncio monetario del año, Capistrán anticipa un recorte adicional de tasas, de 25 puntos base, que dejarían al rédito en 7.50 por ciento.

Prevé que viene otro recorte adicional, también de un cuarto de punto en diciembre. Para el 2020, no prevén movimiento alguno.

Estos pronósticos discrepan del que tiene el mercado, donde algunos analistas anticipan un recorte de 50 puntos base en la reunión de hoy y de 200 puntos más el año entrante.

El economista para México en BofA-ML argumenta que, “pese a ofrecer la tasa emergente más alta entre los países con grado de inversión, Banxico no tiene más espacio para recortar. Porque los riesgos en la economía doméstica y en el exterior limitan su margen de maniobra”.

“Con la tasa como la tenemos, el dólar fluctúa entre 19 y 19.50 pesos. Si la llega a cortar más, se depreciará la moneda lo que puede presionar a la inflación. Ya vimos que, aun con esta tasa tan alta, la moneda fue contagiada como las demás latinoamericanas ante los eventos de Chile. Por eso creemos que no hay espacio para recortar más”.

Desaprovechada ventana de oportunidad comercial

El economista de BofA-ML explicó que en el banco acaban de recortar a 0% el pronóstico del Producto Interno Bruto (PIB) para México de este año. Dijo que como economista, tiene la obligación de ver mucho más allá de lo atractivo que puede ser en este momento para el mercado.

“El gobierno está ahorrando. Y sí, desde el punto de vista fiscal decimos, qué bien, está comprometido. Pero más a fondo, ves que tampoco está gastando en hospitales, ni carreteras. Entonces, como economista empiezo a pensar en el futuro. El proximo año vienen muchos choques externos. Las elecciones de Estados Unidos y, pues dada la experiencia del 2016, seguro México estará constantemente en la narrativa”, observó.

Luego, comentó que en México está muy fuerte la justificación de la desaceleración económica a partir del contexto mundial y del señalamiento de la tensión comercial.

Entonces, como economista que es también para Canadá, ofreció un dato poco detallado. Canadá y México se han visto beneficiados al margen, por la tensión comercial entre Estados Unidos y China, supliendo varias de las importaciones desde Asia a norteamérica, comentó.

Con este aumento de las exportaciones, Canadá registró un crecimiento en su PIB de 3.7% en el segundo trimestre del año, mientras que México, una contracción en el mismo periodo.

¿Qué pasará el año entrante, si el motor exportador no favorece a México?, cuestionó. Me parece que no han preparado un plan B.

En consecuencia, acaba de recortar su expectativa de crecimiento a 0.9% para el 2020, una de las más bajas del mercado.

Nuestro entrevistado

Carlos Capistrán es economista en jefe para México y Canadá en Bank of America Merrill Lynch desde enero del 2017 y está basado en las oficinas centrales del banco de inversión, en Nueva York.

Fue director de análisis macroeconómico en el Banco de México y director de evaluación de política fiscal en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

El equipo que lidera en BofA-ML ha ganado dos premios en la encuesta de Analistas para América Latina de la revista Institutional Investor. @CCapistran

[email protected]