En el primer cuatrimestre del año, el gobierno federal pagó más de lo que esperaba en el costo financiero de la deuda, que se refiere a los intereses, comisiones y amortizaciones que genera por endeudarse.

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), se destinó un total de 167,280 millones de pesos, cuando se tenía contemplado pagar 165,859 millones, es decir, se pagaron 1,421 millones de pesos de más.

Este pago significó un incremento de 24%, en términos reales y respecto de lo que se gastó en los primeros cuatro meses del 2017, que fueron 128,360 millones de pesos.

En su reporte de finanzas y deuda pública, la Secretaría de Hacienda explica que dicho incremento se debió a un mayor pago de intereses de la deuda y mayores apoyos a los programas de apoyo a ahorradores y deudores de la banca.

Del pago total en el costo financiero de la deuda, 40% se destinó específicamente al pago de intereses con un total de 67,088 millones de pesos, lo que significó 12.3% más que en el primer cuatrimestre del 2017.

Mientras para el saneamiento financiero del sector público se gastaron 38,168 millones de pesos, es decir, un incremento de 51.3%, en términos reales y respecto del año anterior.

“La estimación de lo que se iba a pagar del costo financiero de la deuda estaba basada en otro escenario de tasas de interés, entonces, en deuda de corto plazo, las tasas se incrementaron por el movimiento de la tasa de referencia del Banco de México (Banxico), lo que impactó en el aumento del servicio de la deuda”, expuso Raymundo Tenorio, economista del Tecnológico de Monterrey (ITESM).

Con respecto al costo financiero de las empresas productivas del Estado, se pagaron 62,023 millones de pesos, un aumento de 24.1%, respecto de lo que se pagó el año pasado.

CRECE PAGO POR DEUDA INTERNA

De enero a abril la deuda interna del sector público fue por 6 billones 437,257 millones de pesos, lo que significó un incremento de 152,550 millones de pesos, respecto de lo que se registró en diciembre del 2017.

Ante dicho aumento, el pago del costo financiero de la deuda interna fue por 86,727 millones de pesos, un incremento de 46%, respecto de lo que se pagó en los primeros cuatro meses del año anterior.

La deuda externa del sector público se ubicó en 197,752 millones de dólares, lo que significó 5,408 millones de dólares más de lo que se tenía en el 2017, que eran 192,344 millones de dólares.

De la deuda externa que asume el gobierno, el costo financiero fue por 80,553 millones de pesos, es decir, 6.6% más de lo que se destinó un año anterior.

Tenorio comentó que si bien alrededor de 80% del endeudamiento del sector público se encuentra en moneda local, ante los escenarios de volatilidad que se puedan presentar a lo largo de este año, podrían seguir incrementando el pago del costo financiero.

“Es claro que, si hay más volatilidad en el tipo de cambio, impactará en primera instancia en la deuda extranjera y ello implicaría endeudarse más internamente para comprar esos dólares que hay que amortizar o bien subir impuestos”.

A su parecer, difícilmente el Banxico reducirá en el corto plazo la tasa de interés, pues aún tendrá ciertas presiones inflacionarias derivadas de los precios de la gasolina y el diesel.