La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, expresó este jueves su temor ante la posibilidad de que una desaceleración del crecimiento en países emergentes genere desigualdad, proteccionismo y populismo.

Durante un discurso en la universidad de Maryland, Lagarde dijo que en un escenario marcado por el frenazo de China y la caída de los precios de commodities, los emergentes se encuentran ante una "nueva y dura realidad".

"Las tasas de crecimiento son bajas, los flujos de capital se han invertido y las perspectivas de medio plazo se han deteriorado considerablemente", dijo la director del FMI, de acuerdo con la transcripción distribuida a la prensa.

NOTICIA: FMI considera aumentar su financiamiento preventivo

China registró en 2015 su menor crecimiento de los últimos 25 años, al tiempo que Brasil y Rusia se encuentran en recesión.

Los niveles de ingresos entre los países ricos y los emergentes deberán adoptar, antes de lo esperado, una tendencia en consonancia con las previsiones del FMI hace diez años, dijo Lagarde.

"Esto quiere decir que millones de pobres encuentran que es más difícil salir de esa situación. E integrantes de las nuevas clases medias se ven con sus expectativas sin satisfacer", destacó.

NOTICIA: Reformas en México, motor para crecer 4% anual: FMI

Más allá de las consecuencias económicas, este escenario incluye "el riesgo de desigualdades crecientes, de proteccionismo y de populismo".

Para tratar de salir de esa fase de crecimiento frágil, Lagarde aconsejó a los países exportadores de materias primas racionalizar sus gastos y diversificar sus ingresos para que los ajustes presupuestarios se tornen "menos dolorosos".

Para impulsar la actividad económica, Lagarde defendió "mayores esfuerzos" para reforzar los lazos comerciales mediante acuerdos regionales.

frm