La emergencia sanitaria que se vive actualmente en el mundo por el coronavirus ha acentuado algunos delitos precedentes del lavado de dinero y financiamiento al terrorismo; sin embargo, en este contexto, los delincuentes aprovecharían en los próximos meses el inevitable aumento del desempleo, el incremento en transacciones remotas y la implementación de programas de apoyo, para continuar su actividad delictiva, según el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI).

Luego de la finalización de la más reciente reunión plenaria del GAFI, que se llevó a cabo de manera virtual, este organismo, encargado de emitir medidas y recomendaciones para prevenir y combatir el lavado de dinero, indicó que tal y como se preveía, durante la emergencia sanitaria se ha detectado un aumento mayor de casos de falsificación de productos médicos, fraudes en inversiones, estafas relacionadas con delitos cibernético y mal uso de los programas de estímulo económico.

“En los próximos meses, los delincuentes también pueden encontrar formas de aprovechar el inevitable aumento del desempleo, el aumento de las transacciones remotas y la implementación acelerada de programas de estímulo”, se puede leer en la declaratoria de la reunión plenaria.

De acuerdo con el organismo presidido por el alemán Marcus Pleyer, se ha detectado que la pandemia ha afectado de manera grave la capacidad de las autoridades de algunos países para detectar, prevenir e investigar el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

En este contexto, el organismo solicitó de manera urgente a sus miembros, entre ellos México, aplicar el enfoque basado en riesgo para garantizar que las medidas antilavado sean acorde a los riesgos a los que están expuestos.

“Sigue siendo fundamental que las jurisdicciones continúen identificando, evaluando y entendiendo activamente cómo los delincuentes y terroristas pueden explotar la pandemia del Covid-19, y apliquen un enfoque basado en el riesgo para garantizar que las medidas para prevenir o mitigar los riesgos sean acordes con el lavado de dinero y riesgos de financiamiento del terrorismo identificados”, se puede leer en la declaratoria.

Proliferación

Uno de los resultados de esta reunión plenaria fue el de fortalecer las medidas para prevenir el financiamiento de la proliferación de armas de destrucción masiva.

“Se requiere que los países y las entidades del sector privado, identifiquen, evalúen, gestionen y mitiguen los riesgos de posibles infracciones a la no implementación o evasión de las sanciones financieras específicas relacionadas con el financiamiento a la proliferación”.

De acuerdo con el GAFI, se aprobaron cambios a la recomendación 2 del organismo, así como la adhesión de una nota interpretativa a la misma, con el fin de mejorar la cooperación, la coordinación y el intercambio de información entre autoridades para combatir este delito.

Asimismo, se informó que Islandia y Mongolia dejaron de estar en la lista gris del organismo, donde se encuentran las naciones que deben de implementar un plan de acción inmediata para resolver deficiencias en materia de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

“El GAFI felicitó a Islandia y Mongolia por el progreso significativo que han logrado para abordar las deficiencias estratégicas antilavado identificadas anteriormente e incluidas en sus respectivos planes de acción”, detalló el organismo, del cual la mexicana Elisa de Anda Madrazo, es vicepresidenta.

Puntos abordados en la reunión plenaria del GAFI:

• Riesgos de lavado de dinero ante la emergencia del Covid-19.

• Fortalecimiento de su red global.

• Impacto del Covid-19 en los procesos de evaluación del GAFI.

• Fortalecimiento de las medidas para prevenir la proliferación de armas de destrucción masiva.

Fuente: GAFI.

fernando.gutierrez@eleconomista,mx