El desempleo en el mundo aumenta el riesgo de una nueva recesión global para este año, afectando a los países en desarrollo como México, aseguró la ONU.

Hay en el mundo 64 millones de desempleados, los cuales generan menos demanda y crecimiento, donde países como México son los que requieren impulsar su economía , aseguró Rob Vos, director de Políticas y Análisis del Desarrollo del organismo.

El directivo comentó a El Economista que en el caso de México, se debe orientar a generar medidas anticíclicas que generen empleos de calidad y para los jóvenes.

La tasa de desempleo que espera la ONU para México en el 2011 es de 5.5%, mientras que para este año estima un ligero descenso, al igual que algunos analistas privados, los cuales promedian una tasa de 5% al finalizar el año. El organismo estima que la economía mexicana crezca 2.5% en el 2012, estimación que se sitúa muy por debajo de las que arrojan otros analistas y autoridades.

Nosotros prevemos que Estados Unidos crecerá muy poco, sólo 1.5% en este año, y dado que México está muy ligado a su economía, es por ello que no esperamos un salto en el crecimiento de México , dijo Vos en entrevista.

No obstante, en caso de que el entorno mundial se deteriore y caiga en una recesión global en el 2012, el departamento de estudios económicos de las Naciones Unidas estima que en México el PIB se ubicaría en - 0.6% y se recuperaría ligeramente a 1.8% en el 2013.

Por su parte, Luis Foncerrada, director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, consideró que es imprescindible que se aumente la inversión pública y se dé un mejor manejo de las reservas internacionales.

Si bien las reservas internacionales son en este momento un seguro para minimizar el riesgo de la volatilidad, éstas, al final, son recursos que no se invirtieron en la economía , dijo Foncerrada.

Vos estima que el costo de las reservas en México asciende a 7,000 millones de dólares anuales.

Dentro de las recomendaciones que la ONU da a conocer para todas las economías del mundo, está el que los gobiernos fomenten el crecimiento a través de estímulos fiscales productivos.

Tal es el caso de Estados Unidos y Europa, que en caso de darse un ajuste súbito en el déficit público, combinado con una desaceleración mundial, puede llevar a un estancamiento de varios años en el mundo. No se puede pensar sólo en bajar el déficit, sino en llevarlo a cabo de forma inteligente , aseguró el economista de la ONU.

[email protected]