El desempleo en Gran Bretaña permaneció en un máximo de 16 años en el trimestre terminado en enero y la desocupación juvenil tocó un récord, renovando la presión sobre el Gobierno para que anuncie políticas pro crecimiento y empleo en su próximo presupuesto.

El número de desempleados, medido según los parámetros de la Organización Internacional del Trabajo, bajó a 2,666 millones durante el trimestre móvil noviembre-enero, frente a los 2,671 millones del trimestre terminado en diciembre, pero la tasa de desocupación se mantuvo en el 8.4 por ciento.

Antes de alcanzarse en el período de tres meses terminado en diciembre, esta tasa de desempleo se había visto por última vez en el trimestre móvil noviembre 1995-enero 1996.

Otras cifras divulgadas el miércoles mostraron una desaceleración inesperada en el crecimiento de los salarios, en medio de una inflación aún muy por encima de la meta del dos por ciento del banco central británico.

Los economistas destacaron que la tasa de desempleo haya permanecido estable como un indicador de que es probable que Gran Bretaña evite un regreso a la recesión, pero advirtieron que la recuperación tras la contracción vista en el último trimestre del 2011 sigue siendo frágil.

Algunos analistas habían pronosticado que el desempleo podría alcanzar la marca políticamente sensible de tres millones de personas, llevando la tasa de desempleados por encima del 9 por ciento.

"Los riesgos para la economía permanecen a pesar de que se han aminorado durante los últimos tres meses" dijo Philip Shaw, economista de Investec.

El número de personas que solicitó beneficios de desempleo subió en 7,200 a 1,621 millones de personas en febrero, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas. Estuvo ligeramente por encima de los pronósticos de los economistas y es el nivel más alto desde noviembre del 2009.

MAGRO CRECIMIENTO SALARIAL

El temor a perder el empleo ha estado pesando sobre la moral de los consumidores, pero el Gobierno y el Banco de Inglaterra esperan que la inflación baje y que eso anime a los británicos a gastar más.

Sin embargo, los datos sobre las ganancias semanales promedio, incluyendo bonos, mostraron que el crecimiento salarial se moderó a un 1.4% en los tres meses hacia enero -el ritmo más lento desde mediados del 2010 y por debajo de las expectaciones de un alza de 1.9 por ciento.

Excluyendo bonos, los salarios crecieron un 1.7%, también muy por debajo de la inflación de 3.6% en enero.

El número de jóvenes sin empleo subió a 1,402 millones en los tres meses hacia enero, llevando la tasa de desempleo entre las personas de 16 a 24 años a un 22.5%, la más alta desde que comenzaron a realizarse registros en 1992.

Los sindicatos ponen parte de la culpa sobre el Gobierno y llamaron al ministro de Finanzas George Osborne a hacer más para ayudar a los desempleados, cuando presente el presupuesto 2012/2013 el miércoles próximo.

"El presupuesto de la próxima semana es una oportunidad para que el señor Osborne deje de empeorar las cosas y no debe desperdiciarse", dijo el secretario general del sindicato GMB, Paul Kenny.

Sin embargo, Osborne se aferraría al programa de austeridad con el que busca eliminar el déficit fiscal del país.

RDS