En agosto, la tasa de desempleo de España, la cuarta economía de la zona euro, se ubicó en 25.1%, la más alta en toda la región, según las cifras difundidas ayer por Eurostat, que reporta que hay más de 18 millones de personas sin empleo en las 17 naciones de la zona.

Los números son especialmente catastróficos entre los más jóvenes: en Grecia, 55.4% menores de 25 años no tenía trabajo y en España, 52.9 por ciento. Se trata del decimosexto mes consecutivo en que el desempleo alcanza o supera 10% de la población activa en la zona euro.

Las cifras son inaceptables, admitió un portavoz de la Comisión Europea. Para revertir la situación, los países miembros del bloque deben poner en marcha las recomendaciones adoptadas por los ministros de Economía el pasado ?julio , añadió.

La tasa de desempleo en la zona euro muestra un aumento de 1.2%, más que 10.2% registrado un año atrás. Los números reflejan que la región se encuentra en una profunda y creciente recesión , estimó Capital Economics.

Nada parece detener este cuento de terror. El desempleo ya no es un problema de los países del sur de Europa, sino del centro también, porque se puede transformar en el problema más grave de la zona euro , opinó Carsten Brzeski, de ING.

Las cifras son una ducha de agua fría en momentos en que varios países aplican ajustes como remedio para salir de una prolongada crisis de la deuda.

La semana pasada, en España, hubo manifestaciones en contra de las medidas de austeridad.