Washington.- La tasa de desempleo en Estados Unidos durante octubre aumentó de manera mínima para colocarse en 7.9% de la Población Económicamente Activa (PEA), pese a la adición de 171,000 nuevos empleos, informó hoy el Departamento del Trabajo.

Aunque la tasa aumentó en apenas una décima de punto respecto a su nivel anterior de 7.8%, el reporte dio cuenta de un mejor desempeño en el frente laboral durante los pasados dos meses.

De acuerdo con la revisión ofrecida hoy por la dependencia, 84,000 nuevos empleos fueron agregados durante agosto y septiembre, 50 de mil de los cuales fueron agregados a la cifra del primero.

Las cifras de octubre se apegaron a la mayoría de las proyecciones que anticipaban el alza mínima después que durante septiembre la tasa cayó a su nivel más bajo en los pasados cuatro años.

El comportamiento entre los principales grupos étnicos fue mixto, destacando el aumento en casi un punto entre los afroamericanos, donde la tasa pasó de 13.4 a 14.3% el mes pasado.

Entre los hispanos el alza fue mínima, de 9.9 a 10%, en tanto que entre los anglosajones cayó ligeramente al colocarse en 7.0%, en contraste con el 7.2% con que cerró septiembre.

La adición de empleos por el sector privado continúo su marcha firme, agregando 184,000 nuevos empleos.

Entre los principales sectores las mayores ganancias fueron en el servicios profesionales que agregó 51,000 empleos, seguido por el de ventas el menudeo con 36 mil y el de salud con 34 mil.

La mayor baja se mantuvo en el sector gubernamental, donde se reportó la pérdida de 13,000 posiciones.

El informe mostró que aunque el empleo ha mantenido un crecimiento sostenido, la disponibilidad de trabajo continúa siendo difícil para la mayoría de los estadunidenses.

De los 12.3 millones de personas desempleadas, cinco millones o 40% han permanecido desocupados por 27 semanas o más.

A diferencia de otros reportes, el de octubre fue esperado con mucha anticipación por ser el último a difundirse antes de las elecciones presidenciales de este martes.

Algunas lecturas apuntaban a señalar que un reporte más negativo podría opacar el discurso del presidente Barack Obama en este frente y dar munición a los republicanos para mantener su línea de ataque al respecto.

La mayoría de los sondeos ha colocado a la economía y el empleo como los dos principales temas que estarán en la mente de los estadunidenses cuando acudan a las urnas el próximo 6 de noviembre.

apr