Madrid.- El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, aseguró hoy que la reforma laboral que aprobará el Ejecutivo el próximo viernes será amplia, profunda, equilibrada y, sobre todo, útil , tras advertir que las cifras de desempleo no mejorarán en 2012.

En su exposición de las conclusiones del Consejo Europeo del pasado 30 de enero en Bruselas, el mandatario afirmó que es difícil imaginar un punto de partida peor para esta legislatura .

Además, sostuvo que para 2012 se prevé un escenario en el que el desempleo empeorará en España.

En el Congreso de los Diputados, al abordar el tema de la reforma laboral en España, aseveró que la que se aprobará el próximo viernes será útil para la consecución de un clima que favorezca la competitividad, la contratación de puestos de trabajo y el empleo estable.

Los objetivos de esta reforma, dijo, serán avanzar en flexibilidad, movilidad y capacidad de adaptación a las circunstancias económicas, reducir la dualidad del mercado de trabajo y mejorar la formación, como formas de promover el empleo juvenil .

Añadió que en Bruselas se acordó llevar a cabo actuaciones inmediatas, tanto en el nivel nacional como en el comunitario, destinadas a mejorar la oferta de trabajo y reducir el desempleo, especialmente el juvenil.

Rajoy recordó las tres grandes propuestas formuladas por el Ejecutivo español en el ámbito europeo.

La primera se refiere al establecimiento de reglas comunes para crear un fondo de capitalización para los trabajadores que sustituya a costes de despido.

En su opinión, esto "facilitará la contratación de las empresas, sobre todo de las pymes, y la movilidad laboral; por tanto, contribuirá a avanzar en el mercado único".

La segunda se centra en la armonización de las retribuciones de directivos de entidades financieras con ayudas públicas, estableciendo límites cuantitativos.

Al respecto, consideró que es necesario poner orden en las cuentas de los que en parte han causado la escasez de crédito .

Ello permitirá, abundó, prevenir situaciones como la actual en el futuro, y contribuirá a evitar que la escasez de crédito existente limite de forma importante la capacidad de nuestras empresas para crecer y crear empleo.

Por último, recordó la idea "de reutilizar los fondos europeos no gastados en apoyar al empleo, reducir la brecha tecnológica y facilitar la financiación de la pequeña y mediana empresa".

Rajoy insistió en que las reformas son la mejor tarjeta de visita ante la Unión Europea.

Constituyen, resaltó, "el mejor argumento para que se preste apoyo a quienes se comprometen más decididamente con su propio crecimiento y con el de la Unión; la mejor manera de garantizar la estabilidad de nuestra moneda y la liquidez del sistema".

RDS