El diagnóstico de debilidad en la economía mexicana en el primer semestre del año es generalizado entre analistas y estrategas de inversión. En donde no hay consenso es en si la cifra final del PIB al segundo trimestre confirmará una segunda contracción consecutiva, o si arrojará un estancamiento.

Estrategas de Barclays y BNP Paribas, consideran que el dato final del PIB al segundo trimestre, que será divulgado hoy, confirmará un estancamiento.

De hecho, Joel Virgen, economista jefe para México, explica que, entre las cifras oportunas del PIB y el dato final, suele presentarse un ajuste no mayor a 0.5 puntos del PIB. De confirmarse este hecho, el dato que reportará el Instituto Nacional de Geografía y Estadística pondrá en evidencia cero crecimiento o confirmará 0.1% anticipado por el instituto en julio.

En tanto, analistas de Goldman Sachs, Oxford Economics y Pantheon Macroeconomics prevén que el dato final del PIB arrojará una nueva contracción que puede ir de 0.1 a 0.8 por ciento.

Desde Nueva York, el grupo de economistas que lidera Marco Oviedo explica que, sin restar relevancia al número, resulta más importante que se ejecuten cambios en el rumbo de México.

“La economía continúa estancada, y si la situación no mejora, podría ser un catalizador del descontento social”, advirtieron.

Difícil salvar la contradicción

Entre los estrategas que consideran viable la contracción de la actividad en el segundo trimestre, se encuentran los de Oxford Economics. De acuerdo con ellos, “para evitar la recesión del segundo trimestre, la economía mexicana tendría que haber experimentado un rebote en junio, de al menos 0.9 puntos del PIB”.

Consignando este panorama, la consultoría inglesa de negocios considera que la economía registrará un avance promedio en todo el 2019, de 0.5 por ciento.

También desde Londres, la consultoría de negocios Pantheon Macroeconomics considera que es altamente probable que el desempeño de la economía sea mucho más débil de lo anticipado en la cifra preliminar y considera que será “claramente inferior al dato del primer trimestre”, que registró un desempeño negativo de 0.2 por ciento.

Producción industrial, la medida

Según estrategas de Goldman Sachs, la producción industrial es una fuerte guía sobre el desempeño del PIB, en junio ésta consiguió un avance de 1.1% anual, insuficiente para revertir la desaceleración observada en mayo, revisada a la baja y ubicada en 2.1% respecto del dato original.

Apenas el miércoles 21 de agosto, el gobernador del Banco de México (Banxico) admitió que “hay cierto estancamiento en la actividad económica”, guiado por una contracción en la actividad industrial y “cierta desaceleración que ya se empieza a notar en el sector servicios”.

Sostuvo que “claramente la desaceleración económica interna es mayor a lo anticipado y el entorno externo no ha ayudado”. El Banxico presentará su actualización de expectativas del rango esperado del PIB el próximo miércoles 27 de agosto. Su estimación actual se encuentra entre 0.8 y 1.8 por ciento. El promedio del mercado, recogido por la encuesta más reciente de Citibanamex, está en 0.6% para el 2019.

Sin confrontaciones

Soy respetuoso de lo que diga el Banco de México: AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que no tiene interés en polemizar y confrontarse con el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, quien advirtió que “hay cierto estancamiento en la actividad económica”, guiado por una contracción en la actividad industrial y “cierta desaceleración que ya se empieza a notar en el sector servicios”.

El gobernador Alejandro Díaz de León destacó que, desde junio pasado, los empresarios y analistas identifican como limitantes para la actividad económica a la inseguridad, corrupción, impunidad y otro tipo de problemas de Estado de Derecho, y en segundo término observan a la incertidumbre por políticas internas como factor de riesgo.

Al respecto, en Palacio Nacional, López Obrador insistió en que respeta la autonomía del banco central.

“Pues que sean los mexicanos los que juzguen, pero yo soy respetuoso de lo que diga el Banco de México y de la independencia del Banco de México. Y no voy a pelearme con los funcionarios del Banco de México, no me voy a enganchar en un pleito con los del Banco de México, porque no quiero que vayan a utilizar esto para hacer una columna los periodistas conservadores, que le busquen por otro lado, pero no se las voy a poner fácil yo”. (Con información de Jorge Monroy)