Lisboa.- El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, afirmó que una suspensión de pagos de Grecia está "fuera de cuestión", durante una conferencia de prensa tras una reunión del BCE en Lisboa.

Trichet buscó además desactivar los temores de un contagio de la crisis griega a otros países de la Eurozona, al afirmar que los problemas de Atenas y las dificultades presupuestarias de Portugal, en la misma de los mercados junto con España, no son comparables.

"Grecia y Portugal no están en el mismo barco", dijo.

Panorama de incertidumbre

Asimismo, el Banco Central Europeo espera que la economía de la zona euro crezca a un ritmo moderado en el 2010, aunque el panorama está sujeto a una significativa incertidumbre.

"Esperamos que la expansión de la zona euro continúe con un ritmo moderado en el 2010, pero el crecimiento podría ser dispar en un entorno de elevada incertidumbre", sostuvo Trichet.

Mantiene tasa de interés

El Consejo de Gobierno del BCE informó que mantendrá sin cambios las tasas de interés en los países de la zona euro, en medio del nerviosismo generado por la severa crisis que afecta a Grecia.

La tasa dirigente de operaciones de refinanciamiento permanece en 1.0%, mientras que la tasa marginal para facilidades de crédito en 1.75%, y la tasa para la facilidad de depósito seguirá en 0.25 por ciento.

La decisión de dejar las tasas sin cambios ya se esperaba en los mercados financieros debido a la situación de Grecia.