Durante el octavo mes del 2019, la desaceleración económica que se vive en el país impactó en los ingresos que obtiene el gobierno federal por el cobro del Impuesto sobre la Renta (ISR) y el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) informó que la recaudación por el Impuesto sobre la Renta sumó 121,317.6 millones de pesos, lo que significó una reducción de 3.6% en términos reales y respecto a agosto del 2018, con lo que sumó su segunda caída consecutiva, pues en julio la reducción fue de 10.1% anual.

En tanto, los ingresos que se obtienen por el Impuesto al Valor Agregado dejaron al erario recursos por 67,440.9 millones de pesos, esto implica una reducción anual de 11.6%; es la tercera caída consecutiva que registra. En julio, la disminución fue de 7.9% anual y en junio fue de 5.6%, de acuerdo con el informe de finanzas públicas.

En el acumulado enero-agosto, la recaudación del ISR sumó 1.17 billones de pesos, lo que significó una disminución anual de 0.4%; mientras que en el IVA, los ingresos acumulados fueron por 638,482.8 millones de pesos, una disminución anual de 2.9 por ciento.

La recaudación fue menor a lo que se tenía programado. Por el ISR se esperaban ingresos de 1.20 billones de pesos; mientras que por el IVA se programaron 675,559.2 millones de pesos.

IEPS a gasolina, amortiguador

Con respecto a los ingresos que se obtienen por el cobro del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) en la gasolina y el diésel, la recaudación de este gravamen creció 60.5% real anual dejando a las arcas del gobierno 25,735 millones de pesos.

Si se observa el acumulado de enero-agosto, la recaudación sumó 196,171.2 millones de pesos, un aumento anual de 65.6% en términos reales. Lo anterior se debió a que, a lo largo del año, la SHCP ha decidido no utilizar por completo el estímulo fiscal que da en los precios de los combustibles.

Los ingresos petroleros registraron una reducción de 29.5% para apoyar al erario con 62,816.2 millones de pesos; mientras que en el acumulado la caída fue de 19.7%,  al sumar 546,157 millones de pesos ello como consecuencia de la disminución en la producción de petróleo (9.9% anual) y un menor volumen de las ventas internas de Pemex.

En general, los ingresos presupuestarios del sector público crecieron 2.9% en agosto a 428,932.1 millones de pesos. En el acumulado, se registró una reducción anual de 2.1%, con lo que los ingresos totales sumaron 3.47 billones de pesos.

Seguirá la desaceleración

Miguel Cervantes, economista de la Universidad Nacional Autónoma de México, explicó que la pobre recaudación que se mantuvo en agosto refleja la debilidad de la actividad económica, por lo que es probable que el Producto Interno Bruto (PIB) del tercer trimestre del año muestre que la economía mexicana continuó con una fuerte desaceleración.

“Los empresarios no están invirtiendo y las familias mexicanas no están gastando. Entonces, si las familias no gastan, el IVA no va a recaudar lo que se espera, y si los empresarios están dejando de invertir y de contratar personal, tampoco se obtendrán las metas de recaudación en el ISR”.

A su parecer, la meta de crecimiento que estableció la SHCP en un rango entre 0.6 y 1.2% no se logrará. Señaló que el problema es que si la economía no crece, la población sí lo hace, por lo que el ingreso per cápita será cada vez menor, lo que presionará el bolsillo de las familias.

Leticia Armenta, economista del Tecnológico de Monterrey, consideró que las medidas drásticas que se han tomado en materia de gasto también han paralizado a la economía mexicana, la cual tiene un efecto directo en los ingresos.

Indicó que, si bien a nivel mundial hay una desaceleración económica, en México se agrava con las decisiones que se han tomado desde el gobierno.

[email protected]