Las caídas consecutivas que han mostrado indicadores del sector industrial en los últimos dos trimestres están señalando una desaceleración en el ciclo económico, advirtió el presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Julio Santaella.

Además, si estas caídas se presentan en más sectores, como sucedió entre enero y marzo en las actividades de comercio y servicios, “efectivamente señalan el riesgo de una posible contracción”.

Al término de la presentación del libro del Banco Interamericano de Desarrollo, titulado La economía política de la capacidad estadística en América Latina, descartó identificar esta fase de la economía como una recesión, pues dice que escapa del ámbito del Inegi la lectura de los indicadores.

Sin embargo precisó que a nivel internacional, la definición clásica de una recesión corresponde a dos trimestres consecutivos de contracción en el desempeño de la economía.

El funcionario adelantó que planean impulsar la integración de un grupo técnico de especialistas independientes y ajenos al instituto, para que puedan hacer ese tipo de definiciones.

“Debemos tener en el país un grupo reducido de expertos, unos cinco o seis, que utilicen una serie de indicadores económicos para identificar en qué parte del ciclo económico estamos. Es decir, algo muy similar a lo que ocurre en Estados Unidos”.

En Estados Unidos existe el National Bureau of Economic Research (NBER), que identifica y determina los puntos de las fases del ciclo económico y es el único órgano legalmente reconocido para identificar el inicio y fin de un ciclo de recesión. Contar con este órgano favorece la generación de políticas públicas que puedan incentivar  la economía.

El presidente del Inegi confía en que la situación presupuestal que presenta el instituto no será un impedimento para la creación del grupo independiente de expertos que puedan leer las fases del ciclo económico.

Más indicadores

Desde el 3 de mayo, tras conocerse el Sistema de Indicadores Cíclicos de la economía de febrero, en su cuenta oficial de Twitter, Julio Santaella aseveró que el enfoque de crecimiento para el ciclo económico del SIC sólo muestra si el crecimiento está por arriba o debajo de la tendencia de largo plazo. Y no revela el nivel de la actividad económica.

En esa red social, sostuvo un diálogo con Jonathan Heath, subgobernador del Banco de México, quien destacó que el indicador coincidente, que suele reflejar el estado general de la economía, disminuyó en febrero para hilar 10 meses consecutivos a la baja.

El presidente del Inegi respondió con una gráfica con el indicador adelantado de marzo, donde se observa que se colocó arriba de su tendencia.

Esta evidencia confirma lo dicho por el funcionario del instituto, quien explicó que se requiere una revisión amplia de varios indicadores para tomar conclusiones mayores sobre el ciclo de la economía.

Presupuesto y autonomía

En el mismo evento participó el subgobernador del Banco de México Gerardo Esquivel, quien advirtió que al Inegi le falta autonomía presupuestal para poder garantizar el cumplimiento de sus funciones.

Julio Santaella destacó que el año entrante está programado el levantamiento del Censo de Población y Vivienda para el que deben contratar aproximadamente 20,000 personas para obtener información de 118 millones de residentes, un reto operativo importante.

Se trata del ejercicio estadístico más grande que ocurre en el país, se aplica cada 10 años y requiere alrededor de 8,700 millones de pesos.

El presidente del Inegi ha tenido que mantener una política de difusión y comunicación estrecha con legisladores y medios de comunicación que favorezca la sensibilización sobre la importancia de contar con los recursos que permitirán a la entidad completar los conteos programados para este año y que fueron interrumpidos, ante el recorte presupuestal.

En el libro del BID que ambos presentaron, quedó evidenciado que entre 10 países de América Latina, México cuenta con el instituto de medición estadística y cuentas nacionales mejor calificado.

El subgobernador Gerardo Esquivel, que aseguró estar hablando a título personal, como investigador y analista, sostuvo que el Inegi desarrolla su trabajo libre de presión política, pues desde el 2008 cuenta con autonomía técnica, que no presupuestaria.

José Antonio Mejía, especialista líder en Modernización del Estado en el BID y coautor del libro, dijo que se requiere fortalecer en la región una cultura estadística que además de satisfacer los requerimientos informativos del gobierno, cuente con la capacidad tecnológica y digital para ser utilizada y aprovechada por amplios usuarios.