El producto interno bruto (PIB) de Estados Unidos aumentó 2.6% a tasa trimestral anualizada entre septiembre y diciembre del 2014, cuando el periodo anterior registró un incremento de 5.0%, de acuerdo con la primera estimación del Departamento de Comercio de aquella nación, que indicó que este avance está basado en datos incompletos.

Esta lectura de desaceleración, en relación al trimestre anterior, fue reflejo, principalmente del repunte de las importaciones, un descenso en el gasto del gobierno federal y menores ritmos de crecimiento en inversión fija no residencial y en exportaciones; los apartados que compensaron la dinámica anterior fueron la mejora en inventarios privados y la aceleración del consumo de los hogares.

El aumento del PIB real en el último tercio del año pasado se debió, primordialmente, a las contribuciones positivas del gasto de consumo privado, la inversión en inventarios privados, las exportaciones, la inversión fija residencial y no residencial y el gasto del gobierno estatal y local, que, a su vez, subsanaron la incidencia negativa del gasto federal. Las importaciones, que son una sustracción en el cálculo de la producción nacional, se incrementaron.

Considerando al componente más significativo de la economía estadounidense, el gasto de consumo privado, éste ascendió 4.3% a tasa trimestral anualizada, en comparación con 3.2% en el tercer trimestre del 2014. Por su parte, los bienes duraderos ascendieron 7.4%, tras un aumento de 9.2% anterior; mientras los no duraderos se comportaron de diferente manera (de 2.5 a 4.4 por ciento).

Esta variable participó con 2.87 puntos porcentuales del crecimiento norteamericano, donde el gasto de las familias destinado a cuidados de la salud y a servicios financieros y seguros contribuyeron con alrededor de una tercera parte del total del consumo.

La inversión privada interna transitó de una variación trimestral anualizada de 7.2 a 7.4%, como consecuencia de la conducta de la inversión residencial (de 3.2 a 4.1%) y de la no residencial (8.9 a 1.9 por ciento).

Dentro de esta última, la inversión en estructuras se incrementó 2.6%, contra 4.8% del periodo precedente; en equipo cayó 1.9% (11.0% previo), y en productos de propiedad intelectual se extendió 7.1% (8.8% anterior).

En términos de contribución, la inversión fija, que comprende a la residencial y no residencial, significó 0.37 puntos porcentual de la tasa de crecimiento del PIB de Estados Unidos, pero el cambio positivo en inventarios privados (0.82 puntos), representó que la aportación de la inversión privada nacional fuera mayor.

Desánimo en comercio exterior

Las exportaciones de bienes y servicios también presentaron una tendencia de desaceleración, al elevarse 2.8% en el cuarto trimestre del 2014, en relación a la variación de 4.5% en el periodo previo. Además, las importaciones aumentaron 8.9%, en contraste con un descenso de 0.9% durante el tercer trimestre.

En este sentido, las exportaciones netas, diferencia entre las ventas y las compras al exterior, contribuyeron, a la baja, con dos quintas partes de la actividad económica estadounidense. Esta información brinda señales desalentadoras para la economía mexicana, debido al fuerte intercambio comercial con el país vecino, fundamentalmente desde el ángulo de las industrias manufactureras.

Desciende gasto militar

Los gastos de consumo gubernamental y la inversión bruta mostraron una tasa trimestral anualizada negativa 2.2% entre septiembre y diciembre del 2014, después de aumentar 4.4% en el lapso anterior.

A nivel federal, el gasto de gobierno pasó de un incremento de 9.9% a un desplome de 7.5%, donde la defensa nacional ostentó una variación de -12.5%, cuando en el tercer trimestre ascendió 16.0. En cuanto al apartado que no incluye la milicia, lució una pendiente positiva (de 0.4 a 1.7 por ciento).

2014 mejor que el 2013

Durante al año pasado, el PIB real de Estados Unidos aumentó 2.4%, en comparación con un crecimiento de 2.2% en el 2013.

Esta aceleración refleja un mismo comportamiento de la inversión fija no residencial, consumo de los hogares, inversión en inventario privado, gasto estatal y local, así como una disminución en el rubro de gasto federal. Lo anterior compensó una expansión de las importaciones y una desaceleración de la inversión fija residencial.

Estos datos de la economía de Estados Unidos se dieron a conocer después de que el Comité de la Reserva Federal decidiera mantener la tasa de referencia entre cero y 0.25 por ciento.

[email protected]