El Banco de México se está preparado para ajustar las condiciones monetarias en caso de que el movimiento de tipo de cambio afecte la estructura de costos de las empresas y con ello presione a la inflación.

Al interior de su Programa Monetario 2015, el banco central explicó que la depreciación del peso frente al dólar dejó de ser un ajuste transitorio cuando se profundizó la caída del precio del petróleo y se presentó la expectativa de que éste se mantendrá en niveles bajos por un tiempo prolongado.

La magnitud de la caída en el precio del petróleo y la perspectiva de que éste permanezca en niveles bajos durante un periodo prolongado parecerían sugerir que al menos parte de la depreciación obedece a factores reales y por consiguiente, que no se trata de un ajuste transitorio , argumentó.

Y estos movimientos del tipo de cambio son factores de riesgo para el comportamiento de la inflación, en la medida que afectan la estructura de costos de las empresas, observaron.

Dado que el tipo de cambio ya ha experimentado una depreciación de consideración, y tomando en cuenta que al menos parte de este ajuste obedece a factores reales y puede ser persistente, así como el hecho de que podrían presentarse presiones adicionales sobre el mismo durante el 2015, es indispensable que el Instituto Central reafirme su compromiso con la estabilidad de precios y que esté preparado para ajustar las condiciones monetarias en caso de que fuera necesario , argumentaron.

EU, otro determinante

De acuerdo con el análisis que forma parte del programa, los banqueros centrales encontraron que la cotización del peso mexicano está expuesta a presiones adicionales vinculadas a la reasignación en los portafolios de inversionistas ante el retiro del estímulo monetario en Estados Unidos.

En la medida que la tasa de política -monetaria- en Estados Unidos aumente en relación con la que prevalece en México (...) podría observarse una reasignación en los portafolios de los inversionistas internacionales. Ello podría contribuir a una depreciación del tipo de cambio , reconocieron.

Por ello también sugirieron que el Banco de México pondrá especial atención en la postura monetaria relativa de México frente a la de Estados Unidos .

Los banqueros centrales consideran que es posible que parte del efecto del retiro del estímulo monetario en Estados Unidos sobre el tipo de cambio ya haya sido incorporado para los participantes en los mercados .

Sin embargo, reconocen que ante la incertidumbre sobre dicho proceso de normalización, no pueden descartarse episodios en los que nuevamente aumente la volatilidad en los mercados financieros internacionales que conlleven presiones adicionales sobre la cotización del peso frente al dólar .

La holgura económica permanecerá

El Banco de México advierte que la economía mexicana mantendrá condiciones de holgura al menos durante el 2015 y reconoce que existe incertidumbre sobre la profundidad de la recuperación.

Al interior de su Programa Monetario 2015, se detalló que la estabilidad de precios es condición necesaria para impulsar el crecimiento económico, pero se enfatizó en que no es condición suficiente.

Por ello, reiteraron que se requiere un arreglo institucional que genere una estructura de incentivos que promueva aumentos en la productividad y la competitividad de la economía. Y parte fundamental de dicho marco institucional es la prevalencia de un Estado de Derecho.

Los banqueros centrales dicen que estas condiciones de holgura en el mercado laboral y en la economía de México en general limitarán las presiones en los precios de los bienes y servicios por el lado de la demanda agregada.

ymorales@eleconomista.com.mx