A pesar de que el año pasado, el gobierno federal intentó mantener un gasto público austero, diversas dependencias, principalmente los ramos autónomos y administrativos, no dudaron en incrementar su gasto en más de 50% respecto del año previo, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Tal es el caso del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), pues de enero a noviembre de este año su gasto fue por 1,355 millones de pesos; es decir, 81.4% más de lo que gastó en el mismo periodo pero del 2014. Para el IFT, que se encarga básicamente de regular y supervisar los servicios y competencia en el sector de telecomunicaciones como radio, televisión y telefonía, este año su presupuesto será el mismo que el del año pasado.

Como el 2015 fue un año de elecciones en diversas entidades federativas, el Instituto Nacional Electoral (INE) fue de los que más derrochó recursos, con un total de 16,411 millones de pesos; 72% más respecto del 2014. En este 2016, el INE tendrá un presupuesto de 15,473 millones de pesos, 17% menor al del 2015.

En el caso de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), a pesar de que es el organismo con menos gasto dentro de los ramos autónomos, de enero a noviembre del 2015 lo aumentó en 56%, a 359 millones de pesos. Para este año, su presupuesto tampoco se modificará.

Reingeniería del gasto

José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, indicó que cuando se conozcan las cifras a diciembre es muy probable que las dependencias rebasen el gasto que se les adjudicó en el Presupuesto de Egresos de la Federación del 2015.

A pesar de que hay una aplicación de una política de austeridad, en la parte de operación no se está reflejando necesariamente, en algunas dependencias la inercia del gasto se mantiene alta .

Refirió que el sector público necesita una fuerte reingeniería en su presupuesto y gasto, pues cada año se observa que el gasto corriente mantiene atados los recursos, mientras que es poco lo que se destina a inversión.

Energía, con el mayor gasto

Con respecto a los ramos administrativos, se observó que aquellas dependencias que se relacionan con el sector energético fueron las que más lo incrementaron.

Por ejemplo, la Comisión Nacional de Hidrocarburos registró un gasto de 392 millones de pesos, lo que significó 152% más de lo que gastó en el 2014. Para este año, el Congreso de la Unión le otorgó un presupuesto de 319.9 millones de pesos.

En la misma situación se encuentra la Comisión Reguladora de Energía, que de enero a noviembre presentó un gasto por 269 millones de pesos, monto que representó 92% más que en el año anterior. La Comisión tendrá un presupuesto por 369.9 millones pesos.

Con respecto a la Secretaría de Energía, su gasto incrementó 60.8% en términos reales respecto de lo registrado en el 2014, pasando de 36,718 millones de pesos a 60,698 millones de pesos. Para esta dependencia, se aprobó un presupuesto para este año de 2,807 millones de pesos.