El Banco Central Europeo (BCE) sí tenía prevista una remota pero concebible secesión de la unión monetaria desde el 2009 y desarrolló una investigación jurídica para argumentarla.

Bajo el título La retirada y la expulsión de la Unión Europea (UE)y la unión monetaria, algunas reflexiones , investigadores del instituto concluyeron: El abandono de la zona euro supondría también la expulsión de la Unión Europea, ya que todos los miembros de la UE deben seguir la integración de forma progresiva a la unión monetaria , a excepción de Reino Unido y Dinamarca, cuya adhesión establece explícitamente una cláusula para no adoptar el euro en sustitución de su moneda nacional.

Al interior del cuadernillo número 10 de la serie de investigaciones legales, el BCE aclaró: Abandonar la unión monetaria sin una retirada paralela de la Unión Europea sería legalmente imposible .

Desde aquel año, bajo la Presidencia de Jean-Claude Trichet, los investigadores jurídicos del BCE precisaron: La expulsión de la Unión Europea o de la unión monetaria sería tan difícil desde el punto de vista conceptual y jurídico que su probabilidad es cercana a cero .

IMPACTO MUNDIAL: OCDE

Con el argumento jurídico oficial, organismos internacionales, como la OCDE y el FMI, desarrollaron sus proyecciones del hipotético evento. Así, para noviembre del 2011, en la revista institucional OECD Observer, número 268, analistas de la entidad proyectaron cuatro escenarios económicos y financieros que se presentarían ante la eventual salida de Grecia de la euro zona.

Previeron que los mercados emergentes latinoamericanos serían los menos afectados, dependiendo de sus estados financieros.

Por otra parte, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, explicó en una conferencia de prensa en Londres que el organismo tiene la obligación de explorar todos los escenarios probables ante una situación que tendría impacto financiero regional y mundial.

ymorales@eleconomista.com.mx