Reunido con consejeros de Banamex, el mandatario Enrique Peña Nieto defendió que México se ha adelantado en el proceso de reformas, lo que ha permitido abrir una ventana de oportunidades.

Recordó que en la última actualización de sus perspectivas de la economía mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) sugirió que ante el débil repunte del crecimiento internacional, las economías estaban obligadas a concretar reformas estructurales.

Afortunadamente, México se ha adelantado en este proceso , expuso Peña Nieto, tras destacar que mientras otras naciones apenas inician diagnósticos y buscan concretar acuerdos políticos para posibles reformas estructurales, en México ya se aplican.

Consideró que ésa ha sido la diferencia, que se traduce en una economía que crece, atrae inversiones y genera empleos.

Peña planteó que suman 13 reformas estructurales en diversos ámbitos, cambios profundos defendió el político mexiquense , en diversos sectores de la economía nacional, y que permitirán un crecimiento de forma elevada y sostenida durante los siguientes años.

A pesar del complejo escenario global, caracterizado por la volatilidad financiera, la desaceleración económica en algunas regiones, así como la caída en el precio del petróleo, las reformas contribuyen a la buena marcha de la economía , destacó el primer mandatario.

Argumentó que hay indicadores que así lo reflejan, por ejemplo, que la economía mexicana ha crecido; que el empleo formal sigue a la alza; que los hogares y las empresas tienen mayor acceso a insumos básicos y a un menor costo; que México mantiene niveles de inflación históricamente bajos, y que hay confianza en el país y en su futuro.

Dijo que no obstante dichas cifras, su administración actuará con responsabilidad ante un escenario financiero internacional cada vez más complejo.

Como parte de la 24 Reunión Plenaria de Consejeros 2016 de Banamex, el presidente de la República argumentó que las prioridades de la política económica serán mantener y fortalecer la estabilidad macro y continuar la implementación de las reformas estructurales, como base para el crecimiento sostenido de México.

A partir de un tipo de cambio flexible, un adecuado marco regulatorio del sistema financiero y la coordinación entre las políticas fiscales y monetarias, México está mejor preparado que en el pasado para enfrentar cualquier adversidad , explicó el presidente.

mauricio.rubi@eleconomista.com.mx