Inspectores de la Comisión Europea fueron enviados a España para examinar las cifras correspondientes al presupuesto fiscal del 2011, que cerró con un déficit mucho más alto de lo previsto, dijo el viernes el órgano ejecutivo de la Unión Europea.

España anunció a finales de febrero que cerró el 2011 con un déficit público del 8.5% del Producto Interno Bruto, muy por encima del 6.0% previsto por la Comisión.

Posteriormente, el Gobierno español dijo que no cumpliría el objetivo de recortar el déficit en el 2012 al 4.4%, proyectando ahora un saldo negativo del 5.8% para finales del año.

"Puedo confirmar que técnicos de la Comisión Europea han estado en Madrid esta semana para recabar información sobre la situación de las cuentas públicas (2011)", dijo Amadeu Altafaj, portavoz de la Comisión para asuntos económicos y monetarios.

"Es una práctica normal en todos los países con un déficit excesivo", agregó.

Funcionarios en Bruselas han preguntado en privado si el nuevo Gobierno pudo haber sobreestimado el déficit presupuestario de este año por razones políticas y el comisionado de Asuntos Monetarios, Olli Rehn, ha pedido al Gobierno más detalles.

La vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, dijo que el Gobierno había entregado toda la información solicitada por la Comisión sobre la ejecución del presupuesto del 2011.

" Les dimos toda la información que pudimos, con la máxima transparencia (...) No sólo les dimos los datos que pidieron, sino también los mecanismos que estamos estableciendo para que estas circunstancias no ocurran de nuevo", declaró en una rueda de prensa.

La UE endureció los inicios de procedimientos por déficit excesivos y los aplica a países que tienen un saldo negativo superior al 3% de su Producto Interno Bruto (PIB).

Los procedimientos contemplan multas para países de la zona euro como España, a menos que el déficit sea reducido en línea con recomendaciones de ministros de Finanzas de la zona euro.

La recomendación era de una reducción del déficit a un 4.4% del PIB este año, pero las previsiones de crecimiento económico de España eran mucho más optimistas que ahora cuando se hizo la recomendación.

El desafío de España al ritmo de reducción del déficit será la primera prueba sobre cómo se aplicarán las nuevas reglas presupuestarias de la UE.

Frente a una posibilidad similar de sobrepasar metas de déficit, otro país de la zona euro, Bélgica, recortó el gasto para asegurarse de cumplir con las metas.

La cifra de déficit español aún no ha sido confirmada por la oficina de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat, que divulgará una publicación oficial en abril.

Sólo entonces la Comisión Europea podrá tomar cualquier decisión respecto a si España debería ser autorizada a una mayor flexibilidad.

Eurostat recibió mayores poderes de auditoría en el 2010 después de que Grecia manipuló sus cifras de déficit por varios años y la entidad ahora puede revisar los datos a nivel central, regional, local y de seguridad social.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, dijo que creía que España presentará un presupuesto 2012 totalmente en línea con las reglas presupuestarias de la UE.

Funcionarios en Bruselas insisten en que España debe presentar un presupuesto basado en la meta del 4.4% y que no habrá espacios para discusiones respecto a relajarla hasta mayo.

Si la meta no pudiera ser alcanzada debido a un crecimiento menor al esperado, la Comisión Europea podría aceptar el resultado peor, pero primero sería necesario realizar el esfuerzo para llegar a esa meta, afirmó un funcionario de la zona euro.

RDS