La confianza de inversionistas en México sufrió otro revés al encenderse un nuevo episodio de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, y ante la incertidumbre generada por las decisiones del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, consignan los resultados de la encuesta mensual que aplica Bank of America Merrill Lynch (BofA-ML) entre 34 administradores globales de fondos.

Los gestores consultados, que administran unos 77,000 millones de dólares sólo en América Latina, encuentran las decisiones del gobierno de AMLO, como el mayor riesgo que enfrenta México. Riesgo que está matizado, si se toma en cuenta que en abril, siendo éste el mismo temor que encabezaba la lista, fue referido por 55% de los entrevistados. En este mes, la proporción bajó a 38 por ciento.

El segundo riesgo que encuentran es la desaceleración de Estados Unidos, una presión que se pronuncia en la eventualidad del avance de la guerra comercial y el tercer riesgo más mencionado por los encuestados es el recorte de calificación de Pemex, que actualmente se encuentra en el primer escalón del grado de inversión, justo en la frontera que le separa de los emisores especulativos.

Baja presión al soberano

En el ejercicio de opinión conducido por BofA-ML, se observa que sólo una quinta parte de los encuestados cree que México perderá su grado de inversión el año entrante. Esta proporción es inferior a 32% que tenía esta percepción el mes pasado, y ha quedado lejos de 70% que lo veía como un hecho inminente, en febrero de este año.

No obstante al menor pesimismo, sólo 20% cree que México no está en riesgo de perder el grado de inversión, que garantiza la entrada de capitales. Esta proporción bajó de forma importante desde 35% que en abril descartaba por completo el riesgo.

Activos locales, los más atractivos

En la misma encuesta, preguntan cuál será el activo más atractivo de México para los próximos seis meses. Dominan los activos locales con 47% de las opiniones a favor; seguido del mercado accionario, con 23% de las respuestas y los fijados en pesos mexicanos.

La encuesta fue levantada entre el 3 y 8 de mayo, esto significa que las respuestas incluyen los resultados de la estimación oportuna del Producto Interno Bruto (PIB) al primer trimestre, que resultó negativo.

Al respecto, refieren que “el sentimiento sobre México, ha se tornado negativo de nuevo mientras reinician las conversaciones sobre la guerra comercial, y los datos del PIB sorprendieron a la baja”.

Los resultados de la encuesta también incluyen la percepción de los inversionistas sobre Brasil y Argentina, y titulan al reporte de este mes como “Paciente espera”.

Acerca de Brasil, los gestores dicen que se mantienen positivos por la reforma de pensiones en proceso de discusión, donde 91% espera que se apruebe antes de que termine el primer semestre del año.