Gerardo Esquivel, subgobernador del Banco de México (Banxico), consideró que la decisión reciente de aumentar la tasa de interés en 25 puntos base para ubicarla en 4.25%, fue precipitada, pues, dijo, si bien es cierto que la inflación se encuentra muy por encima del objetivo, también se debe fundamentalmente a efectos de base de comparación y a factores del lado de la oferta.

Lo anterior se dio a conocer este jueves en la minuta de la reunión de la Junta de Gobierno del Banxico, con motivo de la decisión de política monetaria anunciada el pasado 24 de junio.

Ahí, se confirmó que dicha decisión tuvo una votación dividida, pues mientras el gobernador Alejandro Díaz de León y lo subgobernadores Irene Espinosa y Jonathan Heat estuvieron a favor de aumentar el objetivo para la tasa de interés interbancaria; Galia Borja y Esquivel votaron por mantenerla en 4.00 por ciento.

“Si bien se prevé que los choques que han incidido sobre la inflación son de carácter transitorio, por su diversidad, magnitud y el extendido horizonte en el que han venido afectando a la inflación, pueden implicar un riesgo para el proceso de formación de precios”, refiere la minuta.

Agrega: “en este contexto, se consideró necesario reforzar la postura monetaria, a fin de evitar afectaciones en las expectativas de inflación, así como para lograr un ajuste ordenado de precios relativos y propiciar la convergencia de la inflación a la meta de 3 por ciento”.

Hacia adelante, añade, la conducción de la política monetaria dependerá de la evolución de los factores que inciden en la inflación, en sus trayectorias previstas en el horizonte de pronóstico, y en sus expectativas.

“La Junta de Gobierno tomará las acciones necesarias con base en la información adicional, a fin de que la tasa de referencia sea congruente con la convergencia ordenada y sostenida de la inflación general a la meta de 3% en el plazo en el que opera la política monetaria”, enfatiza.

Cambio abrupto en la narrativa

En sus argumentos, Gerardo Esquivel subrayó que el que la inflación se encuentre significativamente por encima del objetivo del banco central, obedece, en su mayoría, a efectos de base de comparación y a factores del lado de la oferta, lo que implica que son de naturaleza transitoria y la política monetaria poco puede hacer frente a estos.

El subgobernador expresó que dicha decisión sugiere un cambio abrupto en la narrativa, lo que envía la señal de un comportamiento errático y poco predecible por parte del banco central. “El hecho de que ningún analista anticipara el aumento de la tasa, apunta también en esa dirección”, dijo.

Señaló que, por otro lado, se ha dicho que el aumento en la tasa podría contribuir a anclar las expectativas de inflación, pero que sin embargo este cambio abrupto también podría tener un efecto indeseable y contraproducente sobre la inflación y sus expectativas, al sugerir que los choques son de una naturaleza más permanente, lo que podría incidir negativamente en el proceso de formación de precios.

Presiones no se resolverán con política monetaria

La subgobernadora Galia Borja, por su parte, coincidió en que si bien la inflación ha mostrado presiones significativas en meses recientes, en su mayoría parecen estar asociadas a problemas en la oferta y cambios en patrones de consumo atribuibles a la pandemia, por lo que consideró que difícilmente se resolverán a través de la política monetaria.

Agregó que hasta este momento, no hay evidencia de que las expectativas de mediano y largo plazos se hayan visto afectadas ante los choques de la inflación observada, y son congruentes con el horizonte en el que opera la política monetaria.

“En circunstancias económicas de alta incertidumbre, un endurecimiento no previsible de la postura monetaria podría interpretarse como un cambio en el ciclo y no como un refuerzo de la postura actual, derivando en un estrechamiento aún mayor de las condiciones financieras locales que podría ser contraproducente”, dijo.

En su opinión, y dado el ciclo no tradicional que se enfrenta, la mejor manera de cumplir con el objetivo constitucional del banco, es siendo consistentes con la comunicación y enfoque de política monetaria, el cual se ha caracterizado, apuntó, por ser prudente, cauteloso, gradual y predecible.

Se requiere acción inmediata

No obstante, de acuerdo con la minuta, otros integrantes de la Junta de Gobierno del Banxico, argumentaron a favor. Uno, por ejemplo, señaló que las presiones inflacionarias pueden resultar más duraderas a lo anticipado, por lo que estimó que debe asegurarse que no se generen efectos de segundo orden y evitar el riesgo de una contaminación de las expectativas.

Uno más apuntó que las presiones inflacionarias recientes y estimadas a futuro, tanto internas como externas, demandan una acción inmediata, y esta decisión muestra que el Banxico está preparado para tomar decisiones.

eduardo.juarez@eleconomista.mx