Washington, DC. Los planes de apoyo público a Petróleos Mexicanos (Pemex) han generado una clara decepción al mercado. El FMI ya ha recomendado a México establecer un plan de negocios integral para el corporativo, que por ahora no ha sido asumido, advirtió Anna Ilyina, directora de la División de Estudios de Economías Emergentes en el organismo.

En conferencia de prensa, para lanzar el reporte semestral Global Financial Stability Report, acotó que la situación financiera de la petrolera no representa en este momento un riesgo para las finanzas públicas. Sin embargo, dijo que es claro el respaldo del gobierno, de ahí la reiterada recomendación de desarrollar un paquete integral de negocios que incluya manejo de grandes pasivos y generación de ingresos propios.

Por otra parte, la especialista del FMI consideró que el nivel de capitalización de los bancos que operan en México es suficiente para enfrentar algún choque interno o externo. Han generado un importante fondo de reservas que limita su exposición a vulnerabilidades. Pero el FMI no suele realizar un diagnóstico específico para cada entidad financiera y por tanto no puede hacer un diagnóstico sobre su exposición a alguna empresa, como Pemex.

En el mismo documento, que semestralmente divulga el FMI en una especie de radiografía del sistema financiero mundial, destacaron también que hay otro tipo de vulnerabilidades en emisores soberanos, es decir, en los países cuyas empresas e instituciones financieras no bancarias tienen importantes deudas.

De presentarse un deterioro mayor en los balances, impactará en las obligaciones, y se amplificaría la desaceleración económica que ha pronosticado el fondo, sobre todo si los países afectados tienen una importancia sistémica.

De acuerdo con el análisis del FMI, la elevada deuda de las empresas puede generar un ajuste en las condiciones financieras con impacto importante en el crecimiento.

Aún cuando encuentran balances corporativos suficientemente fuertes, que pueden enfrentar una desaceleración económica moderada o gradual, anticiparon que un choque abrupto sí podría llevar a una contracción financiera y un notable deterioro de las condiciones crediticias.

Ciberataques, riesgo sistémico

En la conferencia también hablaron sobre los ciberataques al sistema financiero como un claro riesgo de impacto sistémico. El director de Asuntos Monetarios y consejero financiero del FMI, Tobias Adrian, reconoció que las grandes instituciones financieras y organismos públicos se mantienen bajo la continua amenaza cibernética.

Dijo que el FMI prevé que continúen los ataques, y la pregunta que hacen a sus miembros es si las autoridades están tomando las decisiones correctas para enfrentar este riesgo latente. Destacó que el FMI no es ajeno a este tipo de ataques, y que en consecuencia ya han comenzado a ofrecer asistencia técnica para prevenirlos y enfrentarlos.

Al interior del reporte, los estrategas del FMI consignaron que las vías para atajar y prevenir los ciberataques deben ser incluidas en una nueva agenda de reformas de acción colectiva y coordinada de forma global.

En el mismo reporte, detallaron que la creciente irrupción de ciberataques es una muestra más de las vulnerabilidades financieras que podrían impactar en el sistema de pagos transfronterizos.

“Una red de seguridad global adecuadamente financiada puede proteger a las economías con fundamentos sólidos que de otro modo podrían ser vulnerables”, escribieron.

Consignaron que este riesgo ha crecido en importancia y propusieron explorar su vínculo con el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo.

El documento fue presentado en la segunda jornada rumbo a las Reuniones de Primavera, y será base de discusión para los 189 ministros asistentes.

[email protected]