Nueva York.- El director del FMI, Dominique Strauss-Kahn, acusado de agresión sexual a una empleada de hotel, fue colocado bajo vigilancia especial por riesgo de suicidio en la cárcel de Rikers Island, indicó el martes la cadena nortamericana NBC.

Esta vigilancia significa que Strauss-Kahn es controlado cada 15 a 30 minutos y que se le brindó de vestimenta un mono y zapatos sin cordones, dijo una fuente no identificada a NBC.

La fuente dijo que las autoridades médicas de la prisión de Rikers ordenaron esta medida en forma preventiva, dada la naturaleza delicada del caso.

De su lado, un vocero de la cárcel dijo que todos los detenidos eran objeto del "mismo reglamento de seguridad".

"La salud de los detenidos es confidencial según la ley. El servicio penitenciario aplica el mismo reglamento de seguridad para todos los detenidos y ese reglamento indica que cada detenido es objeto de un análisis del riesgo de que se dañe a sí mismo y del riesgo de que dañe a otros", afirmó el vocero Sthepen Morello en un comunicado.

apr