A pesar de haber sido aprobada desde diciembre del 2010 la quinta revisión de las cuotas que pagan los miembros del Fondo Monetario Internacional (FMI), faltan votos decisivos para completar los cambios; específicamente, el de Estados Unidos.

Las cuotas representan un poder de voto en las decisiones del Fondo y se supone que habría un reequilibrio de poder de las economías avanzadas hacia las emergentes.

Al interior de un reporte, difundido desde Washington, el FMI evidenció que aún no hay consensos sobre la relevancia que tendría el dinamismo de las economías, su PIB, para la reformulación de las cuotas.

Tal como se calcula ahora, el tamaño de la aportación económica de los países al PIB mundial representa la mitad del peso del país, como miembro, en las cuotas del FMI. Así, por ejemplo, la de México representaría 1.52% del total de las cuotas que pagan los miembros al organismo internacional.

Los escenarios

Bajo ciertas variables, China podría quedarse como el tercer accionista del Fondo y México se mantendría inamovible en el sitio 14, debajo de Brasil que ocuparía el sexto puesto.

Según uno de los escenarios creados por el organismo en el documento titulado Revisión de cuotas, algunas consideraciones , incluso si se incluye el colchón de reservas internacionales en el cálculo de la fórmula y el peso económico del país frente a la actividad del globo, México se mantendría en el puesto 14 de los aportantes al organismo.

En cambio, incluyendo estas dos variables, China podría pasar de ser el tercero al segundo aportante.

Y a la cabeza, bajo cualquier escenario, se respetaría el primer lugar que ocupa Estados Unidos al contribuir al FMI con una cuota proporcional a 17 por ciento.