Parece que, al fin, hay acuerdo con Grecia. Finalmente, los líderes de los partidos políticos helenos han salvado las negociaciones para recibir el segundo rescate, que exige un duro plan de ajuste. ¿Cuáles son las exigencias de la troika?

AJUSTE FISCAL

Los líderes griegos deben aceptar recortes en el gasto por valor del 1.5% del Producto Interno Bruto este año, equivalentes a 3,300 millones de euros. Hoy por la mañana, el ahorro acordado solo cubría 300 millones de euros de esta cantidad.

Los recortes presupuestarios incluyen 400 millones de euros de inversión pública, 300 millones de euros del presupuesto de defensa y 300 millones de las pensiones. En este último punto, el recorte en un 20% de las pensiones, es donde no ha habido acuerdo.

Se espera que el Gobierno griego especifique las medidas de austeridad por valor de 10,000 millones de euros para el periodo 2013-2015. Finalmente, a Grecia se le otorgó una prórroga de un año, hasta finales de 2015, para cumplir el objetivo de superávit primario (excluyendo pagos de intereses).

RECAPITALIZACIÓN BANCARIA

Los bancos con mayores problemas deben ser recapitalizados con acciones con derecho a voto, mientras que aquellos con menores problemas deben recapitalizarse con bonos convertibles en acciones con derecho a voto restringido.

REFORMA LABORAL

El salario mínimo debe reducirse en un 22 por ciento. Sin embargo, esto no arrastraría a toda la escala salarial, sino que solo se aplica a las nuevas contrataciones. Los nuevos participantes en el mercado de trabajo, es decir, los que recibieron su primer trabajo, recibirían un salario inferior al mínimo, del 30% por debajo del salario mínimo actual, que ahora asciende a unos 750 euros. Los menores de 25 años serían los más afectados.

Se reclama también el despido de al menos 15,000 funcionarios, que serían colocados en una "reserva de mano de obra". El Gobierno reduciría la fuerza laboral del sector estatal en cerca de 150,000 personas en 2015.

En alianza informativa con CincoDías.com

RDS