Bruselas.- El jefe de fila de ministros de Finanzas de la Eurozona, Jean-Claude Juncker, se dijo el lunes "profundamente triste" y "decepcionado" tras la inculpación del director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, en Nueva York, y criticó a los países que lanzaron el debate sobre su sucesión.

"Estoy triste y conmocionado", indicó en una conferencia de prensa luego de una reunión ministerial en Bruselas, recordando que Dominique Strauss-Kahn es "un buen amigo".

"No me gustaron las imágenes que ví en la televisión esta mañana", subrayó en alusión al director gerente del Fondo Monetario Internacional esposado por la policía de Nueva York.

"Strauss-Kahn está en manos de la justicia estadounidense, no somos nosotros los que debemos hacer comentarios sobre eso, pero ello me deja profundamente, profundamente triste", agregó Juncker.

Al mismo tiempo criticó con vehemencia a los responsables políticos europeos que comenzaron a discutir sobre la sucesión de Strauss-Kahn al frente del FMI sin esperar el fin de la causa en la que se lo inculpó por intento de violación.

apr