Son la desigualdad de ingresos en el mundo y la irrupción de una crisis fiscal en las economías de altos ingresos los principales riesgos globales, que podrían generar un impacto sistémico en la década que corre, aseguraron expertos del Foro Económico Mundial (WEF).

A una semana de que inicie la reunión anual de líderes en Davos, Suiza, el WEF enfatiza que las economías avanzadas se mantienen en peligro por su situación fiscal y ponen de relieve las cifras de la deuda pública de Japón y Estados Unidos, para advertir que podría suceder que los inversionistas concluyan en algún momento que los niveles de endeudamiento de estos países son insostenibles .

La deuda pública de EU rebasa ya 100% del PIB, precisan, y la de Japón es superior a 230% de su Producto. Mientras, los mercados emergentes viven una burbuja crediticia, anticipan, que podría tornarse en una crisis financiera y fiscal.

De acuerdo con el informe anual del WEF, la brecha crónica entre ingresos es resultado del desempleo y subempleo. Este riesgo, que encabeza el listado anual de eventos que podrían conducir a un problema sistémico, es por tercer año consecutivo el de mayor probabilidad de presentarse.

El hallazgo del WEF, resultado de una encuesta conducida entre expertos multidisciplinarios de todo el mundo, fue anticipado por el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, quien precisó en reciente visita a México que es la brecha de la desigualdad uno de los legados de la inacabada crisis mundial .

CIBERGEDDON Y FALTA DE AGUA

Como sucede desde hace ocho años, el WEF genera una lista de 31 riesgos globales, agrupados en cinco grandes temas: económicos, de medio ambiente, geopolíticos, sociales y tecnológicos.

Entre estos 31, identifica los 10 de mayor probabilidad de presentarse.

Este año, después de la disparidad de ingreso, catalogada entre los riesgos sociales, siguen los episodios meteorológicos extremos, el cambio climático, desempleo y subempleo, ataques cibernéticos, crisis fiscales e interrupción crítica de la infraestructura de la información.

En estos ocho años, los riesgos identificados como los de mayor probabilidad de presentarse han sido: en el 2007, la interrupción crítica de la infraestructura de la información; en el 2008, 2009 y el 2010, el mayor peligro fue un colapso de los precios de activos.

En el 2011, el mayor de los riesgos estaba relacionado al cambio climático, tormentas y ciclones. En el 2012, 2013 y este año, una severa disparidad de ingresos .

Todos los anteriores forman parte del top 10 de riesgos de este año.

Y la repetición de los temas no es menor, si se toma en cuenta que son economistas, ecologistas, asesores financieros de aseguradoras y consultores industriales, quienes respondieron la encuesta del WEF.

INCERTIDUMBRE SOBRE EL DÓLAR COMO DIVISA DE RESERVA MUNDIAL

Por primera vez en los ocho años que lleva el Foro Económico Mundial identificando el mapa de riesgos globales, los expertos del organismo incluyen la posibilidad de que el dólar estadounidense pierda su importancia como la mayor moneda de reserva mundial.

No es el mayor de los riesgos económicos, ni siquiera está entre los tres más probables de presentarse. Pero ya lo subieron al radar del segmento económico y queda consignado como un factor de incertidumbre. En tanto, China toma pasos para que el yuan sea convertible allende sus fronteras.

Entre los siete riesgos integrados en el segmento económico, ordenados según la probabilidad de que se presenten, están a la cabeza de la lista las crisis fiscales en economías sistémicas, las fallas en mecanismos financieros institucionales y las crisis de liquidez.

En el detalle de la información del segmento, explican que estos riesgos están interconectados con los riesgos sociales y políticos de inestabilidad, lo que podría motivar ingobernabilidad en el extremo .

En el resto de los riesgos económicos que podrían presentarse en los próximos 10 años, se identifican el alto desempleo y subempleo estructural, un choque en el precio del petróleo y la falla crítica de la infraestructura de la información. En el último lugar, el declive del dólar de EU.

CAÍDA DE SISTEMAS CIBERNÉTICOS Y ROBO DE INFORMACIÓN, ASUNTO CRÍTICO

La interrupción de infraestructura de información crítica y redes es el mayor de los riesgos tecnológicos que podrían presentarse en los próximos 10 años, pues impactaría inevitablemente operaciones financieras, económicas y administrativas de países y personas.

Según el radar de riesgos del WEF, podría también presentarse una escalada de ciberataques que bloqueen la información relevante de la administración pública y privada de un país sistémico o de un grupo multinacional de alto impacto en los negocios mundiales.

Finalmente, el menos probable pero localizado riesgo tecnológico podría ser el robo masivo de información en redes o fraude cibernético.

ESCALADA DE CAMBIO?CLIMÁTICO, PRINCIPAL?PELIGRO AMBIENTAL

La alta incidencia de cambios de clima extremos, como tormentas, inundaciones o fuego es el mayor de los seis riesgos medioambientales que identifica el WEF como los más probables de presentarse en la década que corre.

Le siguen la persistencia de catástrofes naturales como terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas y tormentas magnéticas; así como desastres medioambientales provocados por la mano del hombre, como derrames de petróleo y accidentes nucleares.

Finalmente, los últimos tres riesgos ambientales de menor probabilidad de presentarse, pero aún permanentes en el radar de los expertos, son un colapso del ecosistema en tierra o bien de los océanos, lo que pudiera modificar la biodiversidad, una crisis de agua y una falla en la adaptación humana o animal al cambio climático.

DISPARIDAD DE INGRESOS AUMENTARÍA A?CONFLICTO SOCIAL

El segmento social de riesgos aportó tres de los 10 más probables de presentarse, es decir, la disparidad severa de ingresos, la inestabilidad política y la social.

La crisis alimentarias y la irrupción de una pandemia son los dos principales riesgos globales del segmento social que encontraron los especialistas consultados por el Foro Económico Mundial.

De hecho, la crisis alimentaria ha sido un foco de preocupación desde hace ocho años, cuando comenzó a realizarse este radar de riesgos y ha estado entre los 10 más preocupantes.

En esta edición son siete los identificados en el segmento y los cinco de menor probabilidad de presentarse son: inmanejables soluciones ante enfermedades crónicas, disparidad severa de ingresos, la desordenada urbanización y profunda inestabilidad política y social.

FALLA EN LA GOBERNABILIDAD, MAYOR PREOCUPACIÓN GEOPOLÍTICA

En el radar de los riesgos geopolíticos, el de mayor probabilidad de presentarse es el de una falla en la gobernabilidad mundial, que podría estar interactuando, según el mapa, con una crisis fiscal o financiera.

Le siguen en la probabilidad que tienen de presentarse, el colapso político de una nación de importancia sistémica, el aumento de la corrupción y la escalada del crimen organizado.

Los cuatro últimos riesgos, según la menor probabilidad de irrumpir, son la escalada de ataques terroristas, la construcción de armas de destrucción masiva, conflictos violentos entre países con consecuencias regionales y nacionalizaciones de empresas, consecuencia de conflictos económicos y de negocios.

Infografia

[email protected]