El presidente estadounidense Barack Obama dijo este martes que "no se debe permitir" que la crisis de deuda en países europeos amenace a la economía mundial, durante una conferencia de prensa conjunta con la Canciller alemana Angela Merkel.

"No se debe permitir que la economía global se ponga en riesgo" con la crisis de deuda que afecta a Grecia, Irlanda y Portugal, dijo Obama.

Sin embargo el mandatario estadounidense se declaró convencido de que la Unión Europea es capaz de controlar la crisis de deuda griega, reconociendo sin embargo que se trata de una situación "difícil".

"Pero estoy seguro de que gracias al impulso de Alemania, junto a otros países clave de Europa, encontrarán la forma de hacer volver a Grecia al crecimiento, a fin de que la deuda sea más manejable", afirmó.

"De todos modos, se necesitará paciencia y tiempo y hemos prometido cooperar plenamente en la tarea de resolver esos problemas, tanto desde el punto de vista bilateral como a través de instituciones financieras internacionales como el FMI", dijo el mandatario estadounidense.

Obama afirmó además que no teme una recaída de Estados Unidos en la recesión económica, aunque admitió que es necesario acelerar la recuperación, luego de la publicación de varios indicadores desfavorables.

"No estoy preocupado por una recaída en la recesión", dijo el mandatario estadounidense, pero subrayó que hay un "enorme trabajo por hacer" para fortalecer la recuperación económica en su país.

RDS